sábado, 31 de diciembre de 2016

2014/12/28 - Sagrada Familia

Monseñor Agrelo (Arzobispo de Tánger)
"SAGRADA FAMILIA: JESÚS, MARÍA Y JOSÉ"


28 de Diciembre del 2014













Queridos: ¡Qué cerca está el Salvador, el Mesías, el Señor! ¡Qué honda
tiene su fuente la alegría que el cielo anuncia! ¡Qué hermosos sobre los montes los pies del mensajero que anuncia la paz! Como los pastores, también nosotros, en este tiempo de gracia, fuimos corriendo guiados por la luz de la fe, y, en la eucaristía, en la Iglesia, en los pobres, encontramos a María y a José y al niño acostado en el pesebre de nuestra debilidad.
Tómalo en brazos, Iglesia santa, mira a ese niño como lo miró el justo Simeón, míralo y asómbrate de lo que estás contemplando, pues si ligero es el peso de criatura tan pequeña y delicada, en realidad tus brazos sostienen el rescate de la humanidad, la salvación del mundo, la luz de las naciones, el consuelo de los pobres de Dios.
Te diré más, no lo dejes fuera de ti, en tus brazos, guárdalo dentro de ti, guárdalo por el afecto en el corazón, guárdalo por la fe, la esperanza y la caridad en todo tu ser, guárdalo tan dentro de ti como si él fuese tú mismo, y espera a que él te transforme de tal manera en sí como si fueses él mismo.
Si llevas dentro de ti a Cristo Señor, lo llevarás también en tus palabras, en tu mirada, en tus afectos. Si lo llevas dentro de ti, te habrás revestido de él, y serán tu uniforme “la misericordia entrañable, la bondad, la humildad, la dulzura, la comprensión”, será tu uniforme Aquel de quien te has revestido.
Lo hallarás siempre fuera de ti, como niño recostado en un pesebre, como niño que puedes tomar en tus brazos; lo hallarás fuera de ti, como palabra que resuena en la celebración litúrgica, como eucaristía que se te ofrece, como pobre que sale a tu encuentro. Guárdalo dentro de ti, escóndelo en lo secreto de tu intimidad, escuchando con fe la palabra, recibiendo con amor a Cristo en comunión, compartiendo con los pobres tu pan y tu vida.
Entonces, hermano mío, hermana mía, será tu familia la Trinidad Santa, pues en ella te hallarás como hijo en el Hijo de Dios; en ella serás amado, serás amada, como hijo, con el amor con que es amado el Hijo único de Dios; en ella amarás como hijo, con el amor con que el Hijo de Dios ama a su Padre; en ella te animará el Espíritu Santo, el Espíritu que has recibido del Hijo único de Dios.
Entonces será tu familia la Sagrada Familia: Jesús, María y José; entonces te verás con Jesús en el regazo de su Madre María, y la verás a ella de pie junto a tu cruz, y será el patriarca José quien se cuide de ti en tus caminos.
Entonces, hermano mío, hermana mía, será tu familia la comunidad eclesial, tus hermanos en la fe, los que contigo escuchan la palabra de Dios y quienes contigo hacen comunión con el Hijo de Dios.
Entonces, hermano mío, hermana mía, serán tu familia los pobres, todos los pobres: los que llaman a tu puerta, los que conoces por su nombre, los que nunca has conocido, todos los que caben en la tienda de tu misericordia, en la casa de tu corazón. Entonces la tienda se nos llena de hermanos y de sufrimiento, como los caminos del mar, como los caminos del desierto, como la tierra bajo las  bombas, como las paredes domésticas que encubren la violencia sobre los débiles. A todos quisiéramos recibir como recibimos a Cristo; a todos quisiéramos proteger, cobijar, defender, amar como amamos a Cristo.
Entonces, cuando lleves a Cristo en tus brazos y en tu corazón, cuando acojas a sus pobres en tu mesa y en tu vida, también tú dirás con el justo Simeón: “Ahora, Señor, puedes dejar a tu siervo irse en paz”. El Señor habrá llenado tu vida con su vida, tu noche con su luz, nuestra nada con la inmensidad de su gracia.
¡Feliz Navidad!.

2014/12/21 - Encinta con el Señor

"ENCINTA CON EL SEÑOR"

(IV Domingo de Adviento)

21 de Diciembre del 2014



                

Monseñor Agrelo (Arzobispo de Tánger)

Desde tu pequeñez, suplicas: “Cielos, destilad el rocío; nubes, derramad al Justo; ábrase la tierra y brote al Salvador”.

Y, desde la fidelidad de Dios, su misericordia, con las mismas palabras de tu súplica, dispone que te alcance lo que has pedido, pues es el Dios de la misericordia quien te revela su decisión: “Cielos, destilad el rocío; nubes, derramad al Justo; ábrase la tierra y brote al Salvador”.

Esa fidelidad misericordiosa, que te llena de esperanza, es la razón de tu canto: “Cantaré eternamente las misericordias del Señor, anunciaré tu fidelidad por todas las edades. Tu misericordia es un edificio eterno, más que el cielo has afianzado tu fidelidad”.

Cantaré eternamente”: Lo dice el rey David, desbordado de promesas divinas que son sacramentos de misericordia y fidelidad. Su canto surge de la memoria de la fe: “Estaré contigo en todas tus empresas… te haré famoso como a los más famosos de la tierra. Daré un puesto a Israel, mi pueblo, lo plantaré para que viva en él sin sobresaltos… Te pondré en paz con todos tus enemigos”.

Cantaré eternamente”: Lo dice la Virgen María, sorprendida en el silencio por la alegría que el cielo le anuncia, por la gracia de Dios que se le revela, por la presencia divina que la inunda, por la bendición que recibe, por el hijo que se le ofrece.

Cantaré eternamente”: Lo dices tú, Iglesia de adviento, pues sabes que la alegría anunciada a María es también para ti, sabes que su gracia prepara el camino a la tuya, sabes que está contigo el mismo Señor que en ella quiso morar, sabes que en la misma fuente de su bendición te han bendecido también a ti con toda clase bienes espirituales y celestiales. También tú cantarás eternamente, pues hoy escuchas como María la palabra de Dios, hoy se te anuncia el mismo nacimiento, hoy vas a recibir en comunión al mismo Señor a quien la Virgen María recibió en sus entrañas de madre.

La fe de María ya ha pronunciado su “hágase”. Que tu fe, Iglesia de adviento, también a ti te deje encinta de Dios.

Feliz domingo.

P. S. La frontera, el Estrecho, la indiferencia, las opciones políticas vuelven a desafiar la alegría de la fe: otra vez hombres, mujeres y niños son entregados a la muerte sin que suenen las alarmas en los árboles de la Navidad. El poder, los dueños de un jardín que fue plantado para todos, se tapa la cara con leyes de extranjería que son leyes contra los pobres, se esconde detrás de razones económicas que son razones contra la humanidad. Todos cerramos los ojos en nombre de nuestro derecho a no mirar lo que no queremos ver.

Hoy, lo mismo que tantas otras veces, toca rehacer la homilía y bajar a las entrañas de la fe que profesamos. Hoy más que ayer necesito creer que la Palabra de Dios se hizo carne para ser de los pobres, para ser su esperanza, su fortaleza, su luz, su consuelo, su vida. Hoy más que ayer necesito creer que la Palabra de Dios se hizo carne para ser bienaventuranza de pobres, de humillados, de los que lloran, de los que tienen hambre y sed de justicia, de los lázaros que no queremos ver, de hombres, mujeres y niños que ahogamos en nuestra indiferencia antes de que se ahoguen en el mar.

Con los hombres, mujeres y niños muertos en el Estrecho, con el rey David, con María de Nazaret, con Cristo crucificado y resucitado, “cantaré eternamente las misericordias del Señor”.


Feliz camino con los pobres hasta el corazón de las bienaventuranzas.

2014/12/14 - Desbordo de Gozo con el Señor


"DESBORDO DE GOZO CON EL SEÑOR"

(III Domingo de Adviento)

14 de Diciembre del 2014




Monseñor Agrelo (Arzobispo de Tánger)



El apóstol nos recuerda la condición que es connatural a la tierra nueva que, en Cristo Jesús, Dios ha preparado para sus hijos: “Estad siempre alegres en el Señor; os lo repito: estad alegres”. La alegría de los redimidos es evidencia de la salvación con que Dios los ha visitado. La alegría se nos ha pegado a las entrañas con la fe que se nos ha dado, con la esperanza que nos fortalece, con el amor que nos envuelve, nos unge y nos envía.

También nosotros, con el profeta, con el Mesías Jesús, con María de Nazaret, proclamamos en medio de la asamblea eucarística: “Desbordo de gozo con el Señor, y me alegro con mi Dios”, “se alegra mi espíritu en Dios mi salvador”.

No entonamos nuestro canto con los poderosos de la tierra sino con los humildes, pues nuestra alegría no la conocen los ricos sino los hambrientos.

Ungida de amor, de alegría, de Espíritu Santo, sales enviada a los pobres, Iglesia cuerpo de Cristo, para llevarles, con el Espíritu Santo que se nos ha dado, el amor y la alegría.

Si el hambriento no queda lejos de tu pan, si el sin techo no queda lejos de tu corazón, si el extranjero no queda lejos de tu abrazo, si el humillado no queda lejos de tu ternura, ninguno de ellos quedará lejos de tu alegría.

Entonces, todos cantarán contigo bajo un cielo nuevo, en la tierra nueva: “Desbordo de gozo con el Señor… Se alegra mi espíritu en Dios mi salvador”.

Con tus manos, Dios hace nuevas todas las cosas.

Feliz domingo.

2014/12/07 - Preparad un Camino al Señor

"PREPARADLE UN CAMINO AL SEÑOR"

(II Domingo de Adviento)

7 de Diciembre del 2014







Monseñor Agrelo (Arzobispo de Tánger)



La llamada se hace a la Iglesia que vive en la fe su tiempo de adviento: “Preparadle un camino al Señor”.

Preparadle un camino a la paz que Dios anuncia, a la salvación que viene con él, a la gloria que con él llena la tierra.

Prepárale un camino a la misericordia que pides, a la justicia que necesitas, a la fidelidad que vuelve a tu casa.

Prepárale un camino a tu pastor, a la abundancia para tus corderos, a la ternura para las madres.

Prepárale un camino a la lluvia de Dios para tu tierra, a los frutos de tu tierra para Dios.

Prepárale un camino a Jesús: escúchalo, recíbelo, acógelo, ámalo, cuida de él en su palabra, en su eucaristía, en los pobres, en toda la creación. Entonces resonará en tu intimidad la voz del profeta: “Ponte en pie, Iglesia de adviento, sube a la altura y contempla el gozo que Dios te envía”. Lo verás llegar a ti en la creación, en los pobres, en la eucaristía, en las palabras humildes de la Palabra eterna de Dios. Entonces, en tu comunión con Cristo, ya será de alguna manera la Navidad.

¡Preparadle un camino al Señor!”

¡Ven Señor Jesús!”

2014/11/25 - El Papa en el Parlamento Europeo

VISITA DEL SANTO PADRE FRANCISCO AL PARLAMENTO EUROPEO Y AL CONSEJO DE EUROPA


Estrasburgo, Francia
Martes 25 de noviembre de 2014
Señor Secretario General, Señora Presidenta,
Excelencias, Señoras y Señores
Me alegra poder tomar la palabra en esta Convención que reúne una representación significativa de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, de representantes de los países miembros, de los jueces del Tribunal Europeo de los derechos humanos, así como de las diversas Instituciones que componen el Consejo de Europa. En efecto, casi toda Europa está presente en esta aula, con sus pueblos, sus idiomas, sus expresiones culturales y religiosas, que constituyen la riqueza de este Continente. Estoy especialmente agradecido al Señor Secretario General del Consejo de Europa, Sr. Thorbjørn Jagland, por su amable invitación y las cordiales palabras de bienvenida que me ha dirigido. Saludo también a la Sra. Anne Brasseur, Presidente de la Asamblea Parlamentaria. Agradezco a todos de corazón su compromiso y la contribución que ofrecen a la paz en Europa, a través de la promoción de la democracia, los derechos humanos y el estado de derecho.
En la intención de sus Padres fundadores, el Consejo de Europa, que este año celebra su 65 aniversario, respondía a una tendencia ideal hacia la unidad, que ha animado en varias fases la vida del Continente desde la antigüedad. Sin embargo, a lo largo de los siglos, han prevalecido muchas veces las tendencias particularistas, marcadas por reiterados propósitos hegemónicos. Baste decir que, diez años antes de aquel 5 de mayo de 1949, cuando se firmó en Londres el Tratado que estableció el Consejo de Europa, comenzaba el conflicto más sangriento y cruel que recuerdan estas tierras, cuyas divisiones han continuado durante muchos años después, cuando el llamado Telón de Acero dividió en dos el Continente, desde el mar Báltico hasta el Golfo de Trieste. El proyecto de los Padres fundadores era reconstruir Europa con un espíritu de servicio mutuo, que aún hoy, en un mundo más proclive a reivindicar que a servir, debe ser la llave maestra de la misión del Consejo de Europa, en favor de la paz, la libertad y la dignidad humana.
Por otro lado, el camino privilegiado para la paz – para evitar que se repita lo ocurrido en las dos guerras mundiales del siglo pasado –  es reconocer en el otro no un enemigo que combatir, sino un hermano a quien acoger. Es un proceso continuo, que nunca puede darse por logrado plenamente. Esto es precisamente lo que intuyeron los Padres fundadores, que entendieron cómo la paz era un bien que se debe conquistar continuamente, y que exige una vigilancia absoluta. Eran conscientes de que las guerras se alimentan por los intentos de apropiarse espacios, cristalizar los procesos avanzados y tratar de detenerlos; ellos, por el contrario, buscaban la paz que sólo puede alcanzarse con la actitud constante de iniciar procesos y llevarlos adelante.
Afirmaban de este modo la voluntad de caminar madurando con el tiempo, porque es precisamente el tiempo lo que gobierna los espacios, los ilumina y los transforma en una cadena de crecimiento continuo, sin vuelta atrás. Por eso, construir la paz requiere privilegiar las acciones que generan nuevo dinamismo en la sociedad e involucran a otras personas y otros grupos que los desarrollen, hasta que den fruto en acontecimientos históricos importantes.
Por esta razón dieron vida a este Organismo estable. Algunos años más tarde, el beato Pablo VI recordó que «las mismas instituciones que en el orden jurídico y en el concierto internacional tienen la función y el mérito de proclamar y de conservar la paz alcanzan su providencial finalidad cuando están continuamente en acción, cuando en todo momento saben engendrar la paz, hacer la paz». Es preciso un proceso constante de humanización, y «no basta reprimir las guerras, suspender las luchas (...); no basta una paz impuesta, una paz utilitaria y provisoria; hay que tender a una paz amada, libre, fraterna, es decir, fundada en la reconciliación de los ánimos». Es decir, continuar los procesos sin ansiedad, pero ciertamente con convicciones claras y con tesón.
Para lograr el bien de la paz es necesario ante todo  educar para ella, abandonando una cultura del conflicto, que tiende al miedo del otro, a la marginación de quien piensa y vive de manera diferente. Es cierto que el conflicto no puede ser ignorado o encubierto, debe ser asumido. Pero si nos quedamos atascados en él, perdemos perspectiva, los horizontes se limitan y la realidad misma sigue estando fragmentada. Cuando nos paramos en la situación conflictual perdemos el sentido de la unidad profunda de la realidad, detenemos la historia y caemos en desgastes internos y en contradicciones estériles.
Por desgracia, la paz está todavía demasiado a menudo herida. Lo está en tantas partes del mundo, donde arrecian furiosos conflictos de diversa índole. Lo está aquí, en Europa, donde no cesan las tensiones. Cuánto dolor y cuántos muertos se producen todavía en este Continente, que anhela la paz, pero que vuelve a caer fácilmente en las tentaciones de otros tiempos. Por eso es importante y prometedora la labor del Consejo de Europa en la búsqueda de una solución política a las crisis actuales.
Pero la paz sufre también por otras formas de conflicto, como el terrorismo religioso e internacional, embebido de un profundo desprecio por la vida humana y que mata indiscriminadamente a víctimas inocentes. Por desgracia, este fenómeno se abastece de un tráfico de armas a menudo impune. La Iglesia considera que «la carrera de armamentos es una plaga gravísima de la humanidad y perjudica a los pobres de modo intolerable». La paz también se quebranta por el tráfico de seres humanos, que es la nueva esclavitud de nuestro tiempo, y que convierte a las personas en un artículo de mercado, privando a las víctimas de toda dignidad. No es difícil constatar cómo estos fenómenos están a menudo relacionados entre sí. El Consejo de Europa, a través de sus Comités y Grupos de Expertos, juega un papel importante y significativo en la lucha contra estas formas de inhumanidad.
Con todo, la paz no es solamente ausencia de guerra, de conflictos y tensiones. En la visión cristiana, es al mismo tiempo un don de Dios y fruto de la acción libre y racional del hombre, que intenta buscar el bien común en la verdad y el amor. «Este orden racional y moral se apoya precisamente en la decisión de la conciencia de los seres humanos de buscar la armonía en sus relaciones mutuas, respetando la justicia en todos».
Entonces, ¿cómo lograr el objetivo ambicioso de la paz?
El camino elegido por el Consejo de Europa es ante todo el de la promoción de los derechos humanos, que enlaza con el desarrollo de la democracia y el estado de derecho. Es una tarea particularmente valiosa, con significativas implicaciones éticas y sociales, puesto que de una correcta comprensión de estos términos y una reflexión constante sobre ellos, depende el desarrollo de nuestras sociedades, su convivencia pacífica y su futuro. Este estudio es una de las grandes aportaciones que Europa ha ofrecido y sigue ofreciendo al mundo entero.
Así pues, en esta sede siento el deber de señalar la importancia de la contribución y la responsabilidad europea en el desarrollo cultural de la humanidad. Quisiera hacerlo a partir de una imagen tomada de un poeta italiano del siglo XX, Clemente Rebora, que, en uno de sus poemas, describe un álamo, con sus ramas tendidas al cielo y movidas por el viento, su tronco sólido y firme, y sus raíces profundamente ancladas en la tierra. En cierto sentido, podemos pensar en Europa a la luz de esta imagen.
A lo largo de su historia, siempre ha tendido hacia lo alto, hacia nuevas y ambiciosas metas, impulsada por un deseo insaciable de conocimientos, desarrollo, progreso, paz y unidad. Pero el crecimiento del pensamiento, la cultura, los descubrimientos científicos son posibles por la solidez del tronco y la profundidad de las raíces que lo alimentan. Si pierde las raíces, el tronco se vacía lentamente y muere, y las ramas – antes exuberantes y rectas – se pliegan hacia la tierra y caen. Aquí está tal vez una de las paradojas más incomprensibles para una mentalidad científica aislada: para caminar hacia el futuro hace falta el pasado, se necesitan raíces profundas, y también se requiere el valor de no esconderse ante el presente y sus desafíos. Hace falta memoria, valor y una sana y humana utopía.
Por otro lado – observa Rebora – «el tronco se ahonda donde es más verdadero». Las raíces se nutren de la verdad, que es el alimento, la linfa vital de toda sociedad que quiera ser auténticamente libre, humana y solidaria. Además, la verdad hace un llamamiento a la conciencia, que es irreductible a los condicionamientos, y por tanto capaz de conocer su propia dignidad y estar abierta a lo absoluto, convirtiéndose en fuente de opciones fundamentales guiadas por la búsqueda del bien para los demás y para sí mismo, y la sede de una libertad responsable.
También hay que tener en cuenta que, sin esta búsqueda de la verdad, cada uno se convierte en medida de sí mismo y de sus actos, abriendo el camino a una afirmación subjetiva de los derechos, por lo que el concepto de derecho humano, que tiene en sí mismo un valor universal, queda sustituido por la idea del derecho individualista. Esto lleva al sustancial descuido de los demás, y a fomentar esa globalización de la indiferencia que nace del egoísmo, fruto de una concepción del hombre incapaz de acoger la verdad y vivir una auténtica dimensión social.
Este individualismo nos hace humanamente pobres y culturalmente estériles, pues cercena de hecho esas raíces fecundas que mantienen la vida del árbol. Del individualismo indiferente nace el culto a la opulencia, que corresponde a la cultura del descarte en la que estamos inmersos. Efectivamente, tenemos demasiadas cosas, que a menudo no sirven, pero ya no somos capaces de construir auténticas relaciones humanas, basadas en la verdad y el respeto mutuo. Así, hoy tenemos ante nuestros ojos la imagen de una Europa herida, por las muchas pruebas del pasado, pero también por la crisis del presente, que ya no parece ser capaz de hacerle frente con la vitalidad y la energía del pasado. Una Europa un poco cansada y pesimista, que se siente asediada por las novedades de otros continentes.
Podemos preguntar a Europa: ¿Dónde está tu vigor? ¿Dónde está esa tensión ideal que ha animado y hecho grande tu historia? ¿Dónde está tu espíritu de emprendedor curioso? ¿Dónde está tu sed de verdad, que hasta ahora has comunicado al mundo con pasión?
De la respuesta a estas preguntas dependerá el futuro del Continente. Por otro lado – volviendo a la imagen de Rebora – un tronco sin raíces puede seguir teniendo una apariencia vital, pero por dentro se vacía y muere. Europa debe reflexionar sobre si su inmenso patrimonio humano, artístico, técnico, social, político, económico y religioso es un simple retazo del pasado para museo, o si todavía es capaz de inspirar la cultura y abrir sus tesoros a toda la humanidad. En la respuesta a este interrogante, el Consejo de Europa y sus instituciones tienen un papel de primera importancia.
Pienso especialmente en el papel de la Corte Europea de los Derechos Humanos, que es de alguna manera la «conciencia» de Europa en el respeto de los derechos humanos. Mi esperanza es que dicha conciencia madure cada vez más, no por un mero consenso entre las partes, sino como resultado de la tensión hacia esas raíces profundas, que es el pilar sobre los que los Padres fundadores de la Europa contemporánea decidieron edificar.
Junto a las raíces – que se deben buscar, encontrar y mantener vivas con el ejercicio cotidiano de la memoria, pues constituyen el patrimonio genético de Europa –, están los desafíos actuales del Continente, que nos obligan a una creatividad continua, para que estas raíces sean fructíferas hoy, y se proyecten hacia utopías del futuro. Permítanme mencionar sólo dos: el reto de la multipolaridad y el desafío de la transversalidad.
La historia de Europa puede llevarnos a concebirla ingenuamente como una bipolaridad o, como mucho, una tripolaridad (pensemos en la antigua concepción: Roma - Bizancio - Moscú), y dentro de este esquema, fruto de reduccionismos geopolíticos hegemónicos, movernos en la interpretación del presente y en la proyección hacia la utopía del futuro.
Hoy las cosas no son así, y podemos hablar legítimamente  de una Europa multipolar. Las tensiones – tanto las que construyen como las que disgregan – se producen entre múltiples polos culturales, religiosos y políticos. Europa afronta hoy el reto de «globalizar» de modo original esta multipolaridad. Las culturas no se identifican necesariamente con los países: algunos de ellos tienen diferentes culturas y algunas culturas se manifiestan en diferentes países. Lo mismo ocurre con las expresiones políticas, religiosas y asociativas.
Globalizar de modo original –subrayo esto: de modo original- la multipolaridad comporta el reto de una armonía constructiva, libre de hegemonías que, aunque pragmáticamente parecen facilitar el camino, terminan por destruir la originalidad cultural y religiosa de los pueblos.
Hablar de la multipolaridad europea es hablar de pueblos que nacen, crecen y se proyectan hacia el futuro. La tarea de globalizar la multipolaridad de Europa no se puede imaginar con la figura de la esfera – donde todo es igual y ordenado, pero que resulta reductiva puesto que cada punto es equidistante del centro –, sino más bien con la del poliedro, donde la unidad armónica del todo conserva la particularidad de cada una de las partes. Hoy Europa es multipolar en sus relaciones y tensiones; no se puede pensar ni construir Europa sin asumir a fondo esta realidad multipolar.
El otro reto que quisiera mencionar es la transversalidad. Comienzo con una experiencia personal: en los encuentros con políticos de diferentes países de Europa, he notado que los jóvenes afrontan la realidad política desde una perspectiva diferente a la de sus colegas más adultos. Tal vez dicen cosas aparentemente semejantes, pero el enfoque es diverso. La letra es similar, pero la música es diferente. Esto ocurre en los jóvenes políticos de diferentes partidos. Y es un dato que indica una realidad de la Europa actual de la que no se puede prescindir en el camino de la consolidación continental y de su proyección de futuro: tener en cuenta esta transversalidad que se percibe en todos los campos. No se puede recorrer este camino sin recurrir al diálogo, también intergeneracional. Si quisiéramos definir hoy el Continente, debemos hablar de una Europa dialogante, que sabe poner la transversalidad de opiniones y reflexiones al servicio de pueblos armónicamente unidos.
Asumir este camino de la comunicación transversal no sólo comporta empatía intergeneracional, sino metodología histórica de crecimiento. En el mundo político actual de Europa, resulta estéril el diálogo meramente en el seno de los organismos (políticos, religiosos, culturales) de la propia pertenencia. La historia pide hoy la capacidad de salir de las estructuras que «contienen» la propia identidad, con el fin de hacerla más fuerte y más fructífera en la confrontación fraterna de la transversalidad. Una Europa que dialogue únicamente dentro de los grupos cerrados de pertenencia se queda a mitad de camino; se necesita el espíritu juvenil que acepte el reto de la transversalidad.
En esta perspectiva, acojo favorablemente la voluntad del Consejo de Europa de invertir en el diálogo intercultural, incluyendo su dimensión religiosa, mediante los Encuentros sobre la dimensión religiosa del diálogo intercultural. Es una oportunidad provechosa para el intercambio abierto, respetuoso y enriquecedor entre las personas y grupos de diverso origen, tradición étnica, lingüística y religiosa, en un espíritu de comprensión y respeto mutuo.
Dichos encuentros parecen particularmente importantes en el ambiente actual multicultural, multipolar, en busca de una propia fisionomía, para combinar con sabiduría la identidad europea que se ha formado a lo largo de los siglos con las solicitudes que llegan de otros pueblos que ahora se asoman al Continente.
En esta lógica se incluye la aportación que el cristianismo puede ofrecer hoy al desarrollo cultural y social europeo en el ámbito de una correcta relación entre religión y sociedad. En la visión cristiana, razón y fe, religión y sociedad, están llamadas a iluminarse una a otra, apoyándose mutuamente y, si fuera necesario, purificándose recíprocamente de los extremismos ideológicos en que pueden caer. Toda la sociedad europea se beneficiará de una reavivada relación entre los dos ámbitos, tanto para hacer frente a un fundamentalismo religioso, que es sobre todo enemigo de Dios, como para evitar una razón «reducida», que no honra al hombre.
Estoy convencido de que hay muchos temas, y actuales, en los que puede haber un enriquecimiento mutuo, en los que la Iglesia Católica – especialmente a través del Consejo de las Conferencias Episcopales de Europa (CCEE) – puede colaborar con el Consejo de Europa y ofrecer una contribución fundamental. En primer lugar, a la luz de lo que acabo de decir, en el ámbito de una reflexión ética sobre los derechos humanos, sobre los que esta Organización está frecuentemente llamada a reflexionar. Pienso particularmente en las cuestiones relacionadas con la protección de la vida humana, cuestiones delicadas que han de ser sometidas a un examen cuidadoso, que tenga en cuenta la verdad de todo el ser humano, sin limitarse a campos específicos, médicos, científicos o jurídicos.
También hay numerosos retos del mundo contemporáneo que precisan estudio y un compromiso común, comenzando por la acogida  de los emigrantes, que necesitan antes que nada lo esencial para vivir, pero, sobre todo, que se les reconozca su dignidad como personas. Después tenemos todo el grave problema del trabajo, especialmente por los elevados niveles de desempleo juvenil que se produce en muchos países – una verdadera hipoteca para el futuro –,  pero también por la cuestión de la dignidad del trabajo.
Espero ardientemente que se instaure una nueva colaboración social y económica, libre de condicionamientos ideológicos, que sepa afrontar el mundo globalizado, manteniendo vivo el sentido de la solidaridad y de la caridad mutua, que tanto ha caracterizado el rostro de Europa, gracias a la generosa labor de cientos de hombres y mujeres –  algunos de los cuales la Iglesia Católica considera santos – que, a lo largo de los siglos, se han esforzado por desarrollar el Continente, tanto mediante la actividad empresarial como con obras educativas, asistenciales y de promoción humana. Estas últimas, sobre todo, son un punto de referencia importante para tantos pobres que viven en Europa. ¡Cuántos hay por nuestras calles! No sólo piden pan para el sustento, que es el más básico de los derechos, sino también redescubrir el valor de la propia vida, que la pobreza tiende a hacer olvidar, y recuperar la dignidad que el trabajo confiere.
En fin, entre los temas que requieren nuestra reflexión y nuestra colaboración está la defensa del medio ambiente, de nuestra querida Tierra, el gran recurso que Dios nos ha dado y que está a nuestra disposición, no para ser desfigurada, explotada y denigrada, sino para que, disfrutando de su inmensa belleza, podamos vivir con dignidad.
Señor Secretario, Señora Presidenta, Excelencias, Señoras y Señores,
El beato Pablo VI calificó a la Iglesia como «experta en humanidad». En el mundo, a imitación de Cristo, y no obstante los pecados de sus hijos, ella no busca más que servir y dar testimonio de la verdad. Nada más, sino sólo este espíritu, nos guía en el alentar el camino de la humanidad.
Con esta disposición, la Santa Sede tiene la intención de continuar su colaboración con el Consejo de Europa, que hoy desempeña un papel fundamental para forjar la mentalidad de las futuras generaciones de europeos. Se trata de realizar juntos una reflexión a todo campo, para que se instaure una especie de «nueva agorá», en la que toda instancia civil y religiosa pueda confrontarse libremente con las otras, si bien en la separación de ámbitos y en la diversidad de posiciones, animada exclusivamente por el deseo de verdad y de edificar el bien común. En efecto, la cultura nace siempre del encuentro mutuo, orientado a estimular la riqueza intelectual y la creatividad de cuantos participan; y esto, además de ser una práctica del bien, esto es belleza. Mi esperanza es que Europa, redescubriendo su patrimonio histórico y la profundidad de sus raíces, asumiendo su acentuada multipolaridad y el fenómeno de la transversalidad dialogante, reencuentre esa juventud de espíritu que la ha hecho fecunda y grande.
Gracias.

2014/11/12 - Nota en relación a la encuesta sobre el Colegio

NOTA EN RELACIÓN A LA ENCUESTA SOBRE EL COLEGIO


En relación a la votación, bajo la apariencia de una encuesta, promovida por el Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid, referente al Colegio Santa Mónica, para buscar la verdad y aclarar el desconcierto de tantas personas de bien, decimos:

1º- Defendemos la libertad y la familia y haremos cuanto esté en nuestra mano por apoyarla y proteger este derecho. Creemos que el don más grande que tiene cada persona es su libertad, sin que nadie pueda atentar contra ella o mermarla en cualquiera de sus facetas.

2º- Creemos que la educación de los hijos es un derecho inalienable e intransferible de los padres. Condenamos cualquier forma de manipulación o usurpación de este derecho. La historia nos enseña de qué manera se ha querido, en muchas ocasiones considerar la educación como una propiedad de unos pocos, en nombre de un pretendido bien público. Solo a los padres les asiste el derecho de elegir la educación que estimen mejor para sus hijos. La verdadera y auténtica función de las instituciones públicas, elegidas por los ciudadanos, es ayudar a los padres en esta tarea, dándoles la posibilidad y procurando cuantos medios sean necesarios para cumplir y poder desarrollar este derecho que les asiste.

3º- La llamada encuesta nos parece un abuso, por falta de objetividad y neutralidad. Que una institución que debiera proteger y defender a todos los ciudadanos, independientemente de sus siglas políticas o de sus creencias o religión, haya tomado partido; reprobamos sus apelativos ofensivos en su página web, como en otros medios, contra el Colegio Santa Mónica.

4º- La pregunta formulada: "¿Cuál cree usted que deber ser la prioridad en inversión por parte de la Comunidad de Madrid: un nuevo centro público o un nuevo centro privado concertado?". Es desde nuestro punto de vista una pregunta excluyente, ya que son necesarias ambas. Creemos que tan necesarios y buenos son los centros de educación de gestión pública como los Concertados. En honor a la verdad las familias de Rivas, hasta ahora, están en desventaja con otros municipios de la Comunidad de Madrid y del territorio español, pues no tienen la posibilidad de elegir y llevar a sus hijos a un Colegio Concertado Religioso.

Es constatable, al no tener esta posibilidad, el número tan alto de niños y niñas ripenses que se ven obligados a salir cada día de nuestro municipio, con todo lo que esto conlleva para las familias. La diversidad de centros no debería suponer un problema, puesto que es una riqueza para nuestro municipio.

5º- Con motivo de la intransigencia existente en algunas personas, el Templo parroquial de Santa Mónica, desde hace tiempo, está sufriendo todo tipo de ataques. Pedimos respeto y tolerancia para quienes somos creyentes. Condenamos enérgicamente cualquier forma de violencia o intolerancia, pidiendo respeto para los católicos que vivimos y practicamos nuestra fe en Rivas Vaciamadrid y condenamos los actos vandálicos que estamos sufriendo.

6º- Reiteramos nuestra defensa de la libertad y de la familia y hacemos un llamamiento para que trabajemos en bien de todas las personas que vivimos en este municipio de Rivas

El suicidio en Suiza. El gobierno quiere más garantías y que el suicidio sea excepcional, pues, en palabras de la ministra, “el Estado no debe favorecer la ayuda a morir, sino la ayuda a vivir”.



El suicidio en Suiza. El gobierno quiere más garantías y que el suicidio sea excepcional, pues, en palabras de la ministra, “el Estado no debe favorecer la ayuda a morir, sino la ayuda a vivir”. Cfr. Suiza pondrá coto a la cooperación al suicidio - Solo se admitirá para enfermos con poco tiempo de vida y que no padezcan depresión u otro trastorno psíquico Aceprensa - Fecha: 31 Octubre 2009 El gobierno suizo presentará al Parlamento un proyecto sobre cooperación al suicidio que ofrece dos opciones: regularla o prohibirla. La primera es la que tiene más posibilidades de salir. En cualquier caso, con la propuesta se pretende que Suiza deje de ser considerada en Europa como “la meca de los suicidas”. Esa fama ha venido al país por causa de las asociaciones Exit y, sobre todo, Dignitas, que facilitan inyecciones letales a personas que quieren suicidarse por padecer enfermedades incurables o por otras razones. En 2007 fueron unas 400, incluidas 132 llegadas de otros países donde la ley no lo permite. En cambio, el Código Penal suizo solo prohíbe la cooperación al suicidio si es en interés propio, lo que abre la puerta a hacerlo por otros móviles. Esto ha hecho posible la actuación de Dignitas y Exit, amparadas en normas cantonales poco exigentes. La futura regulación solo permitirá la cooperación al suicidio de personas con alguna enfermedad física incurable y corta esperanza de vida, y que no padezcan depresión ni otros trastornos psíquicos que inclinen a desear la muerte o limiten la libre decisión. Una y otra condición habrán de ser certificadas por sendos médicos, independientes de la organización que vaya a facilitar el suicidio. Además, la organización deberá informar al paciente de las otras opciones a su disposición, en especial los cuidados paliativos. Y no podrá recibir remuneración alguna, fuera del reembolso de los gastos. El cumplimiento de todos esos requisitos deberá quedar documentado en un expediente que estará a disposición de las autoridades. “En el futuro no será posible que alguien cruce la frontera y se suicide unos días más tarde con ayuda de una organización”, ha dicho la ministra de Justicia, Evelin Widmer-Schlumpf. Las condiciones exigidas, sobre todo los dos dictámenes médicos, facilitarán una dilación necesaria para evitar decisiones precipitadas, también porque —ha añadido la ministra— ante la enfermedad, el deseo de morir puede ser muy vivo pero transitorio. Estas cautelas son para evitar la deriva que se achaca a Exit y, sobre todo, Dignitas: que empezaron ofreciendo el suicidio para casos desesperados pero han ido abriendo la mano hasta admitir personas que no estaban en fase terminal o sufrían depresión. Las respuestas de las asociaciones al anuncio de regulación confirman su manga ancha. Ludwig Minelli, fundador de Dignitas, critica el proyecto por “privar del suicidio asistido a personas con enfermedades crónicas o psicológicas capaces de tomar una decisión informada”. Jérôme Sobel, presidente de Exit para la Suiza francesa, ha declarado: “Una persona que ha quedado paralítica por esclerosis múltiple o que tiene alzheimer, por ejemplo, debe poder obtener la ayuda [para suicidarse] si decide que no quiere afrontar lo que le espera”. Sobel también está disconforme con la exigencia de los certificados médicos, sobre todo el segundo, porque “muchos psiquiatras consideran patológica toda petición de suicidio”. Pero el gobierno quiere más garantías y que el suicidio sea excepcional, pues, en palabras de la ministra, “el Estado no debe favorecer la ayuda a morir, sino la ayuda a vivir” (Le Temps, 29-10-2009). www.parroquiasantamonica.com

Las diferencias sexuales en el cerebro destacan de forma muy sugerente el aspecto complementario que está presente en el designio vivencial de la mujer y del varón en nuestra sociedad. “Las influencias sexuales afectan a muchas áreas del cerebro y de la conducta, como en el caso de la emoción, la memoria, la organización sensorial de la visión y de la audición, la percepción del dolor, la organización espacial y del movimiento …” (p. 204).



Las diferencias sexuales en el cerebro destacan de forma muy sugerente el aspecto complementario que está presente en el designio vivencial de la mujer y del varón en nuestra sociedad. “Las influencias sexuales afectan a muchas áreas del cerebro y de la conducta, como en el caso de la emoción, la memoria, la organización sensorial de la visión y de la audición, la percepción del dolor, la organización espacial y del movimiento …” (p. 204). Cfr. José Manuel Jiménez Amaya, Cerebro y diferencias sexuales mujervarón, en Mujer y varón, ¿Misterio o autoconstrucción, ensayos presentados en el Congreso Internacional sobre Mujer y Varón, enero 2008. pp. 212-213 o CONCLUSIONES 1 Todo lo expuesto hasta aquí, vuelve a llevarnos hacia la idea con la que iniciamos este breve ensayo dedicado a realizar algunas consideraciones sobre los fundamentos neurobiológicos de la diferenciación entre la mujer y el varón. Se puede decir con claridad que, en efecto, existen diferencias cerebrales morfofuncionales en la constitución del sistema nervioso central de la mujer y del varón. Y además, es importante saber que desde muchos puntos de vista, estas diferencias no deberían ignorarse. Los estudios neurocientíficos están dejando cada vez más claro que la diferencia entre la mujer y el varón no sólo es manifiesta en los atributos físicos y en su función reproductora, sino que también aparece, por ejemplo, en la manera como los dos sexos resuelven problemas de índole cognitiva o establecen patrones de comunicación a través del lenguaje. Brevemente, se puede decir que el dimorfismo sexual ha podido demostrarse en el ser humano por múltiples parámetros anatómicos, fisiológicos y psicológicos, y este dimorfismo está moldeado por influencias internas (genéticas y endocrinas) y externas (psicosociales y ambientales) (Harasty etal., 1997). También es importante señalar que, aunque durante los últimos años se ha insistido en que estas diferencias entre las capacidades cognitivas de la mujer y del varón son pequeñas, la realidad parece indicar que las hormonas sexuales condicionan la organización del sistema nervioso central desde los primeros estadios del desarrollo del individuo. De todos modos, aunque todo indica que esta disparidad de partida existe, todavía no se han conseguido evaluar con absoluta precisión los efectos que tienen, por ejemplo, la experiencia y el entorno externo sobre el desarrollo del cerebro de la mujer y del varón. Pero también debemos señalar que nos enfrentamos a un asunto que plantea muchos más interrogantes de lo que parecía en un primer análisis superficial. Además de las implicaciones patológicas, pedagógicas, laborales o sociales de estas investigaciones, se podría decir, con palabras de un estudio de la sección médica de la National Academy of Sciences de los Estados Unidos, que «(...) el sexo importa. Importa desde perspectivas que no esperábamos. Y, sin duda, importará de manera que todavía no somos capaces de imaginar». En mi opinión, las diferencias sexuales en el cerebro destacan de forma muy sugerente el aspecto complementario que está presente en el designio vivencial de la mujer y del varón en nuestra sociedad. www.parroquiasantamonica.com 1 Estas conclusiones son las del ensayo del Prof. José Manuel Jiménez Amaya, Catedrático de Anatomía y Embriología de la Universidad Autónoma de Madrid.

2014/10/20 - La iglesia no tiene miedo.







"Esta es la Iglesia, la viña del Señor, la Madre fértil y la Maestra premurosa, que no tiene miedo de remangarse las manos para derramar el óleo y el vino sobre las heridas de los hombres (Cf. Lc 10,25-37); que no mira a la humanidad desde un castillo de vidrio para juzgar y clasificar a las personas. Esta es la Iglesia Una, Santa, Católica y compuesta de pecadores, necesitados de Su misericordia. Esta es la Iglesia, la verdadera esposa de Cristo, que busca ser fiel a su Esposo y su doctrina.

Es la Iglesia que no tiene miedo de comer y beber con las prostitutas y los publicanos (Cf. Lc 15). La Iglesia que tiene las puertas abiertas para recibir a los necesitados, los arrepentidos y ¡no sólo a los justos o aquellos que creen ser perfectos! La Iglesia que no se avergüenza del hermano caído y no finge no verlo, al contrario, se siente comprometida y obligada a levantarlo y a animarlo a retomar el camino y lo acompaña hacia el encuentro definitivo con su Esposo, en la Jerusalén celeste.

¡Esta es la Iglesia, nuestra Madre! Y cuando la Iglesia, en la variedad de sus carismas, se expresa en comunión, no puede equivocarse: es la belleza y la fuerza del sensus fidei, de aquel sentido sobre natural de la fe, que viene dado por el Espíritu Santo para que, juntos, podamos todos entrar en el corazón del Evangelio y aprender a seguir a Jesús en nuestra vida, y esto no debe ser visto como motivo de confusión y malestar."




Vuestro Párroco    

La píldora del día después. Una oposición por motivos científicos.



1 La píldora del día después. Una oposición por motivos científicos. De 2001, cuando se introdujo en España, a 2007, el número de PDD vendidas ha pasado de 160.000 a más de 600.000; y los abortos, de 69.857 a 112.138, con un considerable aumento entre las más jóvenes. Se puede atribuir a que, «al trivializar y confiar excesivamente en la PDD, pueden aumentar los embarazos». El aumento de los abortos con la venta de la PDD se está produciendo en otros muchos países, lo que parece confirmar esta teoría. Las irregularidades de la Ley. Cfr. Otra plataforma profesional en contra de la venta de la píldora del día después sin receta. Fuente: Alfa y Omega, n. 667, 10 de diciembre de 2009 – María Martínez López o Los farmacéuticos plantan cara al Gobierno por la PDD Cuando se anunció la venta sin receta de la píldora del día después (PDD), se prometieron protocolos y folletos para evitar un uso incontrolado. Los protocolos están paralizados; los folletos, llenos de mentiras; y los abusos que se temían ya son claros. Los farmacéuticos, objetores o no, exigen al Gobierno que recapacite Foto cedida por: Correo Farmacéutico Mesa de presentación de la Plataforma Profesional Farmacéutica Los promotores de la Plataforma Profesional Farmacéutica, presentada el pasado 3 de diciembre en Madrid, son un grupo de farmacéuticos que se oponen a la venta sin receta de la píldora del día después (PDD). Su primer paso ha sido elaborar un manifiesto al que, sólo por el boca a boca, ya se han adherido a él 21 asociaciones y más de 2.800 farmacéuticos, además de unos 2.000 profesionales de otros sectores (más información y adhesiones: www.redfarmaciaresponsable.com). Cuando hayan terminado de recoger adhesiones, se dirigirán a la ministra de Sanidad para manifestarle su preocupación por los efectos que, en la salud de las mujeres, puede tener la forma frívola e irresponsable en que ha actuado el Gobierno. No son los únicos en oponerse a la medida por motivos científicos. Doña María Dolores Gómez, Presidenta de la Asociación Nacional para la Defensa de la Objeción de Conciencia (ANDOC), explica a Alfa y Omega que cualquier cambio en el estatus de un medicamento -en este caso, de necesitar a no necesitar receta- ha de estar avalado por datos científicos que garanticen que es seguro. Sin embargo, en este caso «sólo nos llegó una simple nota del Ministerio y del Consejo de Colegios Farmacéuticos notificándolo». Por eso, una de las líneas de actuación de su asociación está siendo exigir a las autoridades sanitarias estos datos clínicos. La información científica no es lo único que ha faltado. Cuando la PDD se empezó a vender sin receta, el Gobierno anunció que se iban a elaborar unos protocolos y unos folletos para que las mujeres no compraran esta sustancia de forma incontrolada. Sin embargo, doña Marta Pérez Arteaga, de Red Farmacia Responsable, denuncia que el único protocolo que se llegó a elaborar fue el de Cataluña, pues los demás se encuentran paralizados. 2 o Mentiras arriesgadas Los folletos, por su parte, tardaron más de un mes en llegar y, cuando lo hicieron, fue -como ya denunció Alfa y Omega- con graves incongruencias entre el folleto y las fichas técnicas y prospectos de Norlevo y Prostinor, las marcas con las que esta sustancia se comercializa en España. Por un lado, se afirma que no es abortiva, pero no se aclara que esto sólo es así desde el supuesto, defendido por la OMS pero refutado por la biología, de que el embarazo empieza con la anidación y, por lo tanto, que el embrión muera por no poder anidar en el útero no se cuenta como aborto. Por el otro, el tríptico afirma taxativamente que la PDD no produce efectos secundarios, cuando sus mismos folletos recogen una lista de los mismos. Tampoco parece muy probable que se cumpla el objetivo del Gobierno de reducir el número de embarazos no deseados y de abortos. De 2001, cuando se introdujo en España, a 2007, el número de PDD vendidas ha pasado de 160.000 a más de 600.000; y los abortos, de 69.857 a 112.138, con un considerable aumento entre las más jóvenes. Doña Marta lo atribuye a que, «al trivializar y confiar excesivamente en la PDD, pueden aumentar los embarazos». El aumento de los abortos con la venta de la PDD se está produciendo en otros muchos países, lo que parece confirmar esta teoría. La ausencia de los protocolos y las mentiras de los folletos hace que el objetivo del Gobierno parezca más promocionar la PDD que evitar el abuso de ella. No es de extrañar, por tanto, que, en poco más de un mes, la venta de la PDD se cuadruplicara. Las asociaciones de farmacéuticos con las que ha hablado este semanario están recibiendo noticias -incluso por parte de farmacéuticos partidarios de la PDD- de peticiones constantes en barrios marginales; chicas que la toman hasta cuatro veces en un mes; mujeres que la compran por anticipado o antes de irse de viaje; casos en los que la compran hombres -imposibilitando el asesoramiento a la mujer-; e incluso de propietarios de clubes de alterne que adquieren grandes cantidades. Sin llegar a esos extremos, «se han puesto en contacto con nosotros farmacéuticos diciendo que las mujeres no atienden a los consejos, sólo quieren la pastilla». o Miedo a pagar el pato El riesgo de sufrir efectos secundarios, que existe incluso si se toma la PDD correctamente -no en vano, tiene una dosis de hormonas 20 veces superior a la píldora anticonceptiva-, crece si se consume en condiciones como las arriba descritas, o sin controlar la edad y la reincidencia. Además de la preocupación por las pacientes, los farmacéuticos tienen miedo de terminar siendo los que paguen el pato por estos posibles efectos secundarios; pues, al venderse sin receta, ellos son los responsables últimos de su dispensación. Fue la falta de respuesta del Gobierno ante estas inquietudes lo que animó al Colegio de Farmacéuticos de Madrid a contratar un seguro de responsabilidad civil para sus colegiados. Desde ANDOC valoran positivamente esta medida como prevención, pero no les convence como solución final: aunque ellos se libraran de una multa, «el daño a la mujer ya estaría hecho». En este último punto, es necesario hacer hincapié en la actitud de los Colegios profesionales en estos meses. Si bien algunos, como el ya citado de Madrid o los de Navarra, Zaragoza y Sevilla, han realizado una labor de información a sus colegiados bastante satisfactoria, para éstos no es suficiente. Tampoco lo es que el de Madrid distribuyera un folleto del Defensor del Menor de la Comunidad, que anima a las chicas a consultar con un médico, pero sigue hablando de la PDD como anticonceptivo de emergencia, sin mencionar que es abortiva. «Vemos -concluye doña Marta Pérez Arteaga- que no van a hacer mucho más». Otros Colegios han hecho incluso menos, remitiendo simplemente al Consejo General de los Colegios Farmacéuticos, que hasta ahora ha avalado todos los pasos dados por el Gobierno. o Nos sentimos poco amparados 3 Aunque esta postura oficial no ha impedido que varios miembros y ex miembros de sus juntas directivas se hayan incorporado a la Plataforma Profesional Farmacéutica, se echa de menos más apoyo institucional: «Nos sentimos solos y poco amparados -confirma, disgustada, doña Susana Tejerina, una farmacéutica gallega que envidia la unidad que se da entre los médicos-. Hay miedo a no contar con el apoyo jurídico y el respaldo de tu Colegio». Por ello, los farmacéuticos han recurrido a organizaciones no oficiales para resolver sus dudas. La veterana entre ellas es ANDOC, que ha visto cómo las visitas a su web se cuadruplicaban durante el primer mes de venta libre de la PDD. Y también han nacido otras -como Ley y Farmacia o Red Farmacia Responsable-, de las que la Plataforma Profesional Farmacéutica es el ejemplo más reciente. Varios de los representantes de estas entidades se reunieron en Zaragoza durante el Congreso Internacional Provida. Doña Susana, que fue la que puso este encuentro en marcha, recuerda cómo la mayoría de dudas de sus colegas giraban en torno a la objeción, a la posibilidad de no vender la PDD sin objetar, y al riesgo de que los registros de objetores se conviertan en listas negras. La primera aclaración en este sentido, y la más importante, llega desde la Asociación Nacional para la Defensa de la Objeción de Conciencia: de momento, y a pesar de las amenazas del Gobierno con multas de hasta 90.000 euros a quienes no vendan la PDD, el hecho de que ésta se venda sin receta no implica que sea obligatorio dispensarla. Sólo existe la obligación de tenerla en Andalucía y en Baleares, pues allí está incluida en los Decretos de existencias mínimas. Sin embargo, incluso en estas comunidades los farmacéuticos pueden objetar, como sentenció el Tribunal Supremo en 2005. Sin embargo, el miedo -no sólo a las represalias legales, sino también a las de los grupos feministas, al acoso de algunos medios de comunicación o a que la cliente monte una escena- hace que muchos farmacéuticos sigan optando por alegar que no tienen la PDD en ese momento, o por venderla aunque estén en contra de hacerlo sin receta o a menores. o ¿Objeción? La misma doña Susana no ha visto necesario hacerlo de momento, pues ella es auxiliar y, si bien sus jefes no tienen reparos en vender la PDD, nunca ha tenido problemas con ellos por no hacerlo. Sin embargo, tanto desde ANDOC como desde Red Farmacia Responsable se recomienda objetar: «Ante una posible denuncia -insiste doña Marta-, es mejor haberse declarado objetor. También se puede hacer una declaración jurada ante notario, sin necesidad de registrarse en ningún sitio». Otra recomendación es notificarlo a los Colegios -que en sus códigos deontológicos se comprometen a defender la objeción-. No estarán solos, pues son muchos los que se están preparando para esta nueva batalla. Un cambio lleno de irregularidades Tanto la Ley 29/2006 de Garantías y Uso Racional de los Medicamentos y Productos Sanitarios en su artículo 12, como el Código de ética farmacéutica en su artículo 25, comprometen al farmacéutico a velar por la salud de la población. Los farmacéuticos denuncian que ese deber es imposible de cumplir dispensando una concentración tan elevada de hormonas a menores de 16 años, cuando la ficha técnica de una de las PDD (Postinor) desaconseja ese consumo, pues no hay datos suficientes sobre su seguridad. 4 * La misma Ley, en su artículo 19.2, exige que se vendan con receta los medicamentos que «puedan presentar un peligro, directa o indirectamente, incluso en condiciones normales de uso, si se utilizan sin control médico», y también los que «se utilicen frecuentemente, y de forma muy considerable, en condiciones anormales de utilización». Dado que la PDD requiere especial cuidado si se padecen ciertas enfermedades, y que puede interactuar con diversos medicamentos -incluidos algunos antibióticos-, y dada las condiciones de uso que describen algunos farmacéuticos, venderla sin receta es una grave negligencia. * Según la Ley 41/2002, de Autonomía del Paciente, la información proporcionada al paciente ha de ser cierta, completa, comprensible y acorde con el destinatario, para que éste pueda tomar una decisión libre e informada. El folleto informativo editado por el Ministerio de Sanidad incumple esta norma. Por ejemplo, se afirma tajantemente que «no es abortiva», sin aclarar que, siguiendo el criterio de la OMS, sólo se considera abortivo lo que interrumpe un embarazo tras la implantación del embrión en el útero de la mujer. También se afirma que no tiene efectos secundarios graves, cuando sí se pueden dar. * El Real Decreto 1345/07, de 11 de octubre, establece que el expediente de modificación del estatus de un medicamento debe contener los nuevos datos científicos y sanitarios que justifican su reevaluación. Sin embargo, la Agencia Española del Medicamento ha autorizado la modificación de la ficha técnica y los prospectos de la PDD sin justificar su decisión con datos científicos. * Los farmacéuticos denuncian que se está transmitiendo el mensaje de que no pueden acogerse a la objeción de conciencia; cuando ésta está incluida en el artículo 16 de la Constitución, como confirmó el Tribunal Supremo en su Sentencia de 20 de abril de 2005. www.parroquiasantamonica.com

Printfriendly