domingo, 22 de enero de 2017

Aborto, USA. La Cámara de Representantes vota a favor de no financiar el aborto



1 Aborto, USA. La Cámara de Representantes vota a favor de no financiar el aborto Cfr. Juan Meseguer, Aceprensa, 17 Mayo 2011 El pasado 4 de mayo, la Cámara de Representantes aprobó por 251 votos a favor y 175 en contra un proyecto de ley destinado a cortar la financiación pública del aborto y a reforzar la protección de la libertad de conciencia de los profesionales de la salud. Aunque ahora necesita el respaldo del Senado, los grupos pro vida celebran el resultado y creen que se ajusta al sentir mayoritario de la opinión pública norteamericana. Impulsada por el congresista republicano Christopher Smith, la No Taxpayer Funding of Abortion Act (HR3), persigue tres objetivos básicos: evitar que el dinero de los contribuyentes se destine a financiar el aborto (lo que incluye eliminar las deducciones fiscales que lo incentivan); restablecer las garantías a la objeción de conciencia al aborto eliminadas por Obama en 2008 (cfr. Aceprensa, 11-04-2011); e impulsar los planes de seguros de salud que no cubren el aborto voluntario. Diversos líderes pro vida han celebrado la decisión tomada por la Cámara de Representantes. En sus comunicados, recogidos por LifeNews.com, han aprovechado para recordar que este proyecto de ley no quita nada a nadie y, en cambio, protege la libertad de conciencia de quienes no quieren financiar el aborto. “Los contribuyentes no deberían verse obligados a financiar un aborto; o sea, a quitar de forma deliberada una vida humana”, explica Penny Nance, directora ejecutiva de Concerned Women for America. Nance también hace hincapié en que se trata de una iniciativa sin color político. “Casi el 70% de los estadounidenses –ya sean pro vida o pro choice– no quieren que se destinen sus dólares a financiar abortos. Si el presidente Obama vetara esta ley, estaría dando un duro golpe a algunas de las libertades más apreciadas en este país y nos estaría convirtiendo a todos en cómplices del aborto, una aberración moral para más de la mitad de la población”. A los temores por el veto de Obama hay que añadir la batalla en el Senado estadounidense, considerado hoy por hoy como la plaza fuerte del presidente. Liderados por Harry Reid, los senadores demócratas no parecen dispuestos a dar su brazo a torcer como sí lo han hecho varios de sus colegas de partido en la Cámara de Representantes. La última vez que el Senado se pronunció sobre la financiación pública del aborto fue con motivo del debate sobre la reforma de la sanidad. Los senadores Ben Nelson (demócrata) y Orrin Hatch (republicano) presentaron una enmienda para impedir dicha financiación, pero finalmente fue tumbada por una mínima diferencia de votos (54 frente a 45). Por esta razón, el presidente de Family Research Council, Tony Perkins, ha querido lanzar un mensaje claro a los senadores: “Pedimos al líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, que apoye esta legislación llena de sentido común y proteja a los contribuyentes norteamericanos quienes –al margen de cuál sea su postura sobre el aborto– no deberían ser obligados a financiar con su dinero esta truculenta práctica”. Fruto de su experiencia como vicepresidente de Care Net, una organización que ayuda a mujeres embarazadas, Dean Nelson sostiene que subvencionar con dinero público el aborto sólo contribuye a reforzar el mensaje de que abortar es la única solución posible ante un embarazo inesperado. En lugar de ayudar a las mujeres embarazadas que pasan por situaciones difíciles, la financiación pública –dice– distraería la atención (y los recursos) de sus necesidades básicas mientras contribuye a aumentar el número de abortos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Printfriendly