jueves, 16 de febrero de 2017

Bioética. Sida. La disminución del VIH entre los jóvenes coincide con un cambio en las pautas de comportamiento sexual: retrasan la iniciación sexual y disminuye el número de parejas


1 Bioética. Sida. La disminución del VIH entre los jóvenes coincide con un cambio en las pautas de comportamiento sexual: retrasan la iniciación sexual y disminuye el número de parejas. Cfr. Cambian las tendencias de la epidemia de sida - Los jóvenes lideran la lucha contra el sida. Aceprensa - Firmado por Álvaro Lucas, 20 Julio 2010 Un informe de ONUSIDA hecho público justo antes de iniciarse el Encuentro Internacional sobre Sida que se celebra esta semana en Viena, constata que la disminución del VIH entre los jóvenes coincide con el cambio en sus pautas de comportamiento sexual: retrasan la iniciación sexual y disminuyen el número de parejas. Según las estimaciones de ONUSIDA, en 2008 había 33,4 millones (5 millones de jóvenes) de personas con el VIH en todo el mundo. Ese mismo año hubo cerca de 2,7 millones nuevos infectados (900.000 entre la población joven) y 2 millones de fallecidos. Cerca del 80% de los jóvenes infectados viven en el África subsahariana. Entre los jóvenes de todo el mundo el mayor porcentaje de infectados corresponde a las mujeres que alcanzan el 66%. Más de la mitad de las enfermedades de transmisión sexual las sufren los jóvenes de 15 a 25 años. Pero en 15 de los 25 países más afectados por el sida, la prevalencia de la infección ha disminuido un 25% entre los jóvenes. En ocho países (Costa de Marfil, Etiopía, Kenia, Malaui, Namibia, Tanzania, Zambia y Zimbaue) esta reducción ha ido de la mano de cambios en la conducta sexual de los más jóvenes. En Kenia, por ejemplo, la disminución entre 2000 y 2005 ha sido del 60%. La prevalencia del VIH disminuyó de un 14,2% a un 5,4% en áreas urbanas y del 9,2% al 3,6% en zonas rurales. De igual modo, en Etiopía hubo una reducción del 47% entre las mujeres jóvenes embarazadas de áreas urbanas y del 29% entre las de zonas rurales. Los jóvenes de 13 de los 15 países estudiados esperan más tiempo a ser sexualmente activos. En ocho de estos países los cambios fueron significativos entre las mujeres y en siete entre los hombres de 15 a 19 años. En Camerún, Etiopía, Malaui y Zambia tanto a los chicos como a las chicas se les aconsejó retrasar el inicio de su actividad sexual. El estudio también ha concluido que los chicos de 13 países y las chicas de 10 países han tenido menos parejas en los últimos 12 meses que en años anteriores. En 7 de estos países (Camerún, Costa de Marfil, Etiopía, Kenia, Tanzania, Zambia y Zimbabue) la reducción del número de parejas es significativa tanto por parte de los chicos como de las chicas. o Últimas novedades en prevención En la inauguración del encuentro bienal sobre sida, que esta vez tiene lugar en Viena, se hicieron públicos los resultados de un ensayo con un microbicida vaginal que contiene antirretrovirales y que reduce en un 54% las probabilidades de contraer el virus si se usa sistemáticamente (un 39% si no se usa en todos los casos). Los investigadores estiman que el coste del producto será mínimo, 25 centavos de dólar por aplicación, y la mujer podrá emplearlo sin necesidad de obtener el acuerdo del hombre. Mejores resultados aún ha dado otro experimento, presentado en estos días, que ha conseguido reducir las ocasiones de posible infección entre chicas adolescentes. El problema de los métodos como el preservativo o el microbicida recién citado es que su eficacia puede bajar mucho si no se emplean bien y siempre, o si incitan a tener más relaciones de riesgo. Pues reducen la probabilidad de infección cada vez que se usan; pero si la probabilidad sube por otro lado, porque se multiplican las parejas, a fin de cuentas el efecto preventivo puede llegar a anularse. El segundo estudio recién dado a conocer, patrocinado por el Banco Mundial, muestra la importancia que tiene el cambio en los comportamientos para la lucha contra el VIH. En una zona de Malaui donde es habitual que niñas y jóvenes de 13 a 22 años se prostituyan esporádicamente, con el beneplácito de sus familias, a cambio de regalos y pequeñas cantidades de dinero, los investigadores hicieron un seguimiento de dos grupos de chicas. A las de uno de ellos les dieron una ayuda de 4 a 10 dólares mensuales. Al cabo de 18 meses, la prevalencia del sida entre ellas era del 1,2%, mientras que en las del grupo de control era del 3%. o “Tratamiento 2.0” Además de los resultados sobre el cambio de las pautas del comportamiento sexual de los jóvenes en algunos países de África, ONUSIDA ha aprovechado la reunión de Viena para proponer una nueva estrategia 2 en la lucha contra el virus denominada “Tratamiento 2.0”. Con ella se pretende simplificar la actual manera de tratar el VIH y ampliar el acceso a las medicinas esenciales para prolongar la vida de los afectados. Se trata de una combinación de esfuerzos que faciliten la reducción de los costes, hagan los tratamientos más sencillos y amables, reduzcan la carga en los sistemas de sanidad y mejoren la calidad de la vida de los afectados por el VIH y sus familias. Los cálculos indican que el “Tratamiento 2.0” podría llegar a evitar 10 millones de muertes en 2025. o Este nuevo modelo se sustenta en cinco pilares: 1. Crear mejores medicamentos y formas de diagnóstico. Hacer pastillas más agradables y menos tóxicas y trabajar para que los métodos de diagnóstico sean más fáciles de utilizar. El seguimiento del tratamiento requiere un equipo complejo y técnicos de laboratorio especializados. Una herramienta de diagnóstico más asequible podría ayudar a reducir la gran carga de los sistemas de sanidad, de igual modo que un tratamiento simplificado podría reducir los costes e incrementar el número de personas con acceso al tratamiento. 2. El tratamiento como prevención. La terapia mediante antiretrovirales reduce la presencia del virus en el cuerpo. Si la gente que vive con el VIH reduce su carga viral, es menos propensa a transmitir el virus. Por ejemplo, si se facilita el tratamiento a las embarazadas, se evita la transmisión del virus a sus hijos. 3. La reducción de los costes. A pesar de la importante reducción de los precios de los medicamentos en los últimos diez años, el coste de los programas de terapia con antirretrovirales sigue aumentando. Los medicamentos pueden ser más asequibles, pero han subido los costes de hospitalización, seguimiento del tratamiento y otros. En la actualidad estos gastos doblan el coste de los propios medicamentos. 4. Mejorar la respuesta a las pruebas voluntarias de VIH, al asesoramiento y a los mecanismos de atención. Es importante saber pronto si una persona tiene el virus para comenzar el tratamiento lo antes posible. En la medida en que se detectan antes los casos, aumenta la eficacia de los tratamientos y de las expectativas de vida. 5. Reforzar la movilización de la comunidad. La implicación de la comunidad en la gestión de los programas de tratamiento mejora el acceso y el seguimiento, además de ayudar a reducir los costes y la carga asumida por los sistemas sanitarios. Artículos relacionados ■“Yo freno el sida”, una campaña que confía en los jóvenes Aceprensa (2 Diciembre 09) ■Cambian las tendencias de la epidemia de sida Aceprensa (26 Noviembre 09) www.parroquiasantamonica.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Imprimir

Printfriendly