viernes, 20 de julio de 2018

«El Señor es mi pastor»: por Santiago Agrelo


El profeta dijo: “Mirad que llegan días en que suscitaré a David un vástago legítimo: reinará como rey prudente, hará justicia y derecho en la tierra… Y lo llamarán con este nombre: «El-Señor-nuestra-justicia»”.
Y el apóstol, llegados los tiempos a su plenitud, escribió: “Ahora estáis en Cristo Jesús. Ahora, por la sangre de Cristo, estáis cerca los que antes estabais lejos. Él es nuestra paz”.
En tu vida, hermano mío, hermana mía, hay un antes y un ahora: un antes en que todos andábamos “como ovejas sin pastor”, y un ahora en que “hemos vuelto al pastor de nuestras almas”; un antes de dispersión y de ruina, y un ahora en que nos conduce el que nos ama.
“¡El Señor es mi pastor, nada me falta!” Considera con quiénes has orado en esta mañana de encuentro con tu Dios. Las palabras de tu oración eran del salmista, y al pronunciarlas, lo hiciste presente en la asamblea dominical. La oración era tuya, pues dijiste, como si de ti solo se tratase,  el Señor es mi pastor”, pero lo dijiste a una voz con tus hermanos, formando con ellos un solo cuerpo, una sola Iglesia, y en ese cuerpo oraba también su cabeza, Jesús el Señor, y oraban con él y contigo todos los pobres de la tierra.
“¡El Señor es mi pastor, nada me falta!” Asómate al misterio que llena de gozo tu corazón. Las palabras de tu oración no las dice el hombre que de todo dispone, el rico que nada necesita, el orgulloso que se basta a sí mismo; son palabras del que nada tiene y al que nada le falta, porque “el Señor es su pastor”.  Contempla a Jesús, al pobre del que tú, Iglesia santa, eres el cuerpo, y con él, vuelve a decir las palabras del salmista: “¡El Señor es mi pastor, nada me falta!”; y sentirás sobre ti la fuerza del Espíritu de Dios, la gracia del Hijo de Dios, la justicia que todo lo serena y pacifica.
Si te digo, “contempla a Jesús”, te pido que recuerdes su vida, su evangelio, su palabra compasiva y su amor sin medida; pero te pido sobre todo que admires lo que hoy recibes, pues hoy, en la Eucaristía, el Señor te hace recostar en verdes praderas, hoy te conduce hacia fuentes tranquilas, hoy repara tus fuerzas, hoy prepara ante ti una mesa generosa para que comas el pan de la vida y bebas el vino de la salvación, hoy te unge tu Dios con su Espíritu y sientes que te acompañan, como ángeles custodios, su bondad y su misericordia.
Con Jesús, se acabó el antes y empezó el ahora de Dios para ti.
Feliz domingo, Iglesia santa. “Ven, Señor Jesús”. Ven, y que sea domingo de vida y salvación, de justicia y de paz para todos los pobres.

jueves, 19 de julio de 2018

Los nuevos problemas de población






Los nuevos problemas de población

IGNACIO ARÉCHAGA - 25.JUN.2018 - Aceprensa

Cincuenta años después de «The Population Bomb», los problemas ya no se pueden reducir a lo que se llamaba la “explosión demográfica”, expresión hoy en desuso. Las distintas regiones del mundo tienen diferentes problemas de población, y distintas potencialidades.
(Actualizado el 27-06-2018)
La fecundidad está declinando en casi todas las regiones del mundo. Incluso en África, que es el continente donde es más alta, ha descendido a 4,7 hijos por mujer en 2010-2015. En ese periodo la fecundidad ha estado por debajo del nivel de sustitución de las generaciones (2,1) en 83 países que representan el 46% de la población mundial. Y la reducción de la fecundidad significa no solo que la población crece de un modo más lento, sino también que es una población más envejecida.
En Europa, Rusia, Japón y China, el gran problema no es el exceso de natalidad, sino su déficit, que va a llevar a la pérdida de población. En 40 países –entre ellos China y Rusia– se está reduciendo la población en edad de trabajar, lo cual plantea una serie de problemas económicos serios.
Habrá que aumentar la productividad y la participación de la mujer en el mercado laboral para compensar el descenso del número de trabajadores. La deuda nacional acumulada recaerá sobre menos habitantes. Habrá menos activos por pensionista, lo cual está obligando ya a hacer reformas en la línea de retrasar la edad de jubilación y rebajar las prestaciones. Será más costoso en el plano sanitario atender a una población envejecida. Estos países serán menos atractivos para los inversores. Y, en general, habrá menos personas para promover ideas innovadoras.
El aumento de la educación de la mujer y el retraso de la edad del matrimonio están siendo los factores más influyentes en la moderación de la fecundidad
Según las estimaciones demográficas publicadas por la ONU en 2015 –World Population Prospects–, en 2050 la población mundial alcanzaría los 9.700 millones, pero con un reparto distinto al actual. Las poblaciones de casi cincuenta países –la mayoría europeos– habrán disminuido.
Entre los países desarrollados con un volumen de población importante, el único donde seguirá creciendo es EE.UU., que alcanzaría los 388 millones.
En Europa, la “revolución contraceptiva” se ha convertido en un obstáculo para el desarrollo, y hoy el gran problema es cómo estimular la natalidad. Se estima que de aquí a 2050 las muertes superarán a los nacimientos en 63 millones, descenso que no se podrá compensar con la inmigración, que solamente aportará 31 millones.
España, con una media de 1,3 hijos por mujer, se encuentra entre los países con menor fecundidad del mundo. Desde 2015, hay más muertes que nacimientos, saldo que en 2017 ha ofrecido un déficit de –31.245. Y, de repente, los políticos y los editoriales de los periódicos descubren la importancia de fomentar políticas que impulsen la natalidad.
La política del hijo único y su consecuencia de aborto selectivo de niñas está pasando factura también a China, que afronta un serio problema de envejecimiento de población y de desequilibrio entre hombres y mujeres. Allí la población se estabilizará en la próxima década y empezará a disminuir a partir de 2030.

o   La juventud, en África

Si el rostro europeo tiene cada vez más arrugas, África es la juventud. Más de la mitad del aumento demográfico mundial entre 2015 y 2050 (de 7.300 millones a 9.700) provendrá de esa región: concretamente, 1.300 millones. La juventud de la población del continente, con gran número de mujeres en edad de procrear, asegura este protagonismo de África.
El aumento de la población se producirá sobre todo entre los dos trópicos africanos. Esto puede aumentar los problemas en los países del Sahel, afectados por la desecación del lago Chad, la deforestación y las guerras actuales. En cambio, hacia el sur de esa zona la densidad de población es más bien baja (en la R.D. del Congo es solo de 37 hab/km2).
Asia ostenta el segundo puesto en el crecimiento de la población mundial. A tenor de las proyecciones de la ONU, aportará 900 millones de habitantes más de aquí a 2050. La India, Pakistán e Indonesia son los países que más crecerán.
Frente a estos dos continentes, el crecimiento estimado en Norteamérica, América Latina, el Caribe y Oceanía será mucho menor.

o   Las poblaciones se mueven

Por otra parte, los flujos migratorios hacen que los problemas de población de una región influyan en otras. Europa y Japón temen la inmigración, pero son los que más la necesitan. China intentará atraerse a los nacionales que están en el extranjero. Y para muchos jóvenes africanos, poner un pie en Europa seguirá siendo un sueño, a veces transformado en pesadilla. En cualquier caso, llegar a acuerdos entre países deficitarios y excedentarios de población para una inmigración ordenada parece cada vez más urgente. Mientras, el aumento de la educación de la mujer y el retraso de la edad de matrimonio están siendo los factores más influyentes en la moderación de la fecundidad, tanto en África como en Asia.
Cincuenta años después de las alarmas sobre el crecimiento de la población y de la entronización de la píldora, nos encontramos en una situación inesperada. Las regiones donde los anticonceptivos y el aborto se han generalizado (Europa, Rusia, China, Japón) afrontan un problema de escasez de natalidad, que no permite ni sustituir las generaciones y se convierte en una rémora para el avance. Y en los países que aportan más al crecimiento de la población mundial, las campañas anticonceptivas no han sido un motor del desarrollo.

Vida Cristiana


El Buen Pastor. Papa Benedicto XVI, palabras en el rezo del Angelus (22 de julio de 2012).





Ø El Buen Pastor. Papa Benedicto XVI, palabras en el rezo del Angelus (22 de julio de 2012). Dios es el Buen Pastor que quiere para nosotros la plenitud de la vida, quiere guiarnos a buenos pastos, no quiere que nos perdamos. El Evangelio de hoy presenta a Jesús como Pastor de las ovejas perdidas de la casa de Israel. Tuvo compasión de ellas porque eran como ovejas sin pastor.


v  Cfr. Papa Benedicto XVI, Rezo del Angelus, Dios es el Buen Pastor

 Domingo 22 de  julio de 2012 – 16 del Tiempo Ordinario Ciclo B

o   Dios es el Buen Pastor que quiere para nosotros la plenitud de la vida, quiere guiarnos a buenos pastos, no quiere que nos perdamos.

§  El Evangelio de hoy presenta a Jesús como Pastor de las ovejas perdidas de la casa de Israel. Tuvo compasión de ellas porque eran como ovejas sin pastor.
La Palabra de Dios de este domingo nos vuelve a proponer un tema fundamental y siempre fascinante de la Biblia: nos recuerda que Dios es el Pastor de la humanidad. Esto significa que Dios quiere para nosotros la vida, quiere guiarnos a buenos pastos, donde podamos alimentarnos y reposar; no quiere que nos perdamos y que muramos, sino que lleguemos a la meta de nuestro camino, que es precisamente la plenitud de la vida. Es lo que desea cada padre y cada madre para sus propios hijos: el bien, la felicidad, la realización. En el Evangelio de hoy Jesús se presenta como Pastor de las ovejas perdidas de la casa de Israel. Su mirada sobre la gente es una mirada por así decirlo «pastoral». Por ejemplo, en el Evangelio de este domingo se dice que, «habiendo bajado de la barca, vio una gran multitud; tuvo compasión de ellos, porque eran como ovejas sin pastor, y se puso a enseñarles muchas cosas» (Mc 6, 34). Jesús encarna a Dios Pastor con su modo de predicar y con sus obras, atendiendo a los enfermos y a los pecadores, a quienes están «perdidos» (cf. Lc 19, 10), para conducirlos a lugar seguro, a la misericordia del Padre.

o   Entre las ovejas perdidas hay una mujer, María Magdalena, original de la aldea de Magdala, en el lago de Galilea. 

§  Jesús expulsó siete demonios de ella. Esa curación creó paz en ella, en sus relaciones con Dios, con los demás, con el mundo. El maligno siembra guerra, Dios crea la paz.
Salmo responsorial del hoy: «habitaré en la Casa del Señor, por años sin término». Es  nuestro deseo más profundo, aquello para lo que estamos hechos.
Entre las «ovejas perdidas» que Jesús llevó a salvo hay también una mujer de nombre María, originaria de la aldea de Magdala, en el lago de Galilea, y llamada por ello Magdalena. Hoy es su memoria litúrgica en el calendario de la Iglesia. Dice el evangelista Lucas que Jesús expulsó de ella siete demonios (cf. Lc 8, 2), o sea, la salvó de un total sometimiento al maligno. ¿En qué consiste esta curación profunda que Dios obra mediante Jesús? Consiste en una paz verdadera, completa, fruto de la reconciliación de la persona en ella misma y en todas sus relaciones: con Dios, con los demás, con el mundo. En efecto, el maligno intenta siempre arruinar la obra de Dios, sembrando división en el corazón humano, entre cuerpo y alma, entre el hombre y Dios, en las relaciones interpersonales, sociales, internacionales, y también entre el hombre y la creación. El maligno siembra guerra; Dios crea paz. Es más, como afirma san Pablo, Cristo «es nuestra paz: el que de los dos pueblos ha hecho uno, derribando en su cuerpo de carne el muro que los separaba: la enemistad» (Ef 2, 14). Para llevar a cabo esta obra de reconciliación radical, Jesús, el Buen Pastor, tuvo que convertirse en Cordero, «el Cordero de Dios... que quita el pecado del mundo» (Jn 1, 29). Sólo así pudo realizar la estupenda promesa del Salmo: «Sí, bondad y fidelidad me acompañan / todos los días de mi vida, / habitaré en la casa del Señor / por años sin término» (22/23, 6).
Queridos amigos: estas palabras nos hacen vibrar el corazón, porque expresan nuestro deseo más profundo; dicen aquello para lo que estamos hechos: la vida, la vida eterna. Son las palabras de quien, como María Magdalena, ha experimentado a Dios en la propia vida y conoce su paz. Palabras más ciertas que nunca en los labios de la Virgen María, que ya vive para siempre en los pastos del Cielo, donde la condujo el Cordero Pastor. María, Madre de Cristo nuestra paz, ruega por nosotros.
Vida Cristiana

El Tribunal Supremo de EE.UU. revoca una ley contra los provida en California





El Tribunal Supremo de EE.UU. revoca una ley contra los provida en California
   ACEPRENSA - 27.JUN.2018

El Tribunal Supremo de EE.UU. ha dado la razón a varias instituciones dedicadas a brindar atención a embarazadas en situación de crisis. Una ley del estado de California obligaba a estos centros a dar información a las mujeres sobre las posibilidades que tienen de abortar con ayuda pública, y es esa imposición la que los jueces entienden que está fuera de lugar.
El estado de California tiene a su disposición otros medios para orientar sobre el aborto, sin tener que colocar esa carga sobre los hombros de particulares
Las entidades en cuestión: el  National Institute of Family and Life Advocates (NIFLA) y dos clínicas, presentaron una demanda contra la denominada ley FACT de California. Esta norma obligaba a los centros de asistencia a embarazadas oficialmente reconocidos a entregar a las gestantes folletos con datos sobre el procedimiento para acabar con el embarazo y sobre dónde hacerlo, gratis o a bajo costo, gracias a las subvenciones del estado.
La sentencia –dictada por mayoría de 5 contra 4 y de la que es ponente el juez ponente Clarence Thomas– subraya que imponer a esos centros la obligación de notificar a las mujeres la posibilidad de abortar entra en contradicción con la Primera Enmienda de la Constitución, que protege la libertad de expresión. “Al obligar a los demandantes a suscribir un mensaje particular –advierte–, se modifica el contenido de [su] discurso. (…). Por ejemplo, uno de los servicios patrocinados por el estado, que a los demandantes se les exige anunciar, es el aborto, la misma práctica a la que estos se oponen”.
El juez señala que el estado tiene a su disposición otros medios para informar sobre las posibilidades de obtener un aborto a las embarazadas en situaciones complejas, sin tener que colocar esa carga sobre los hombros de particulares que no desean hacerlo. “California podría divulgar la información en sitios de propiedad pública cercanos a los centros de embarazadas en crisis”. Ante la justificación del gobierno californiano, de que ya ha probado con campañas similares y aun así hay mujeres en desventaja económica que pudieran haberse beneficiado y no se han acercado, el fallo apunta que el estado no ha presentado ninguna prueba de ello, ni de que ese tipo de campaña no sea una alternativa suficiente. En todo caso, lo que no puede hacer un estado es “cooptar” a las instituciones “para que transmitan su mensaje”.
o   Sesgo contra los provida
Otro de los puntos débiles de la FACT es que parece redactada para ir directamente contra los centros provida, al limitar sus exigencias a aquellos cuya “finalidad principal” es “prestar servicios de planificación familiar o relacionados con el embarazo”. En cambio, los centros de planificación familiar federales o del estado están exentos, así como las clínicas y médicos que atienden a embarazadas, incluidas las mujeres que presumiblemente ignoran las facilidades para abortar que tienen a su disposición.
Puesto que la finalidad declarada de la ley es informar a las mujeres de esos servicios, con la premisa de que miles de ellas no los conocen, California debería asegurarse de que también las clínicas no provida den a conocer el mensaje. Pero, como señala la sentencia: “La exención de la FACT para esas clínicas, que asisten a muchas mujeres embarazadas y a otras que pueden quedar embarazadas en el futuro, demuestra la desconexión entre el propósito declarado y la intención real”.
El fallo ha suscitado reacciones contrarias como la del parlamentario demócrata californiano David Chiu, quien se ha referido a las instituciones demandantes como “falsos centros de salud” que “tratan de engañar a las mujeres” al “exagerar” los riesgos del aborto. “Nuestra ley –la FACT– trataba de proteger al consumidor”, añade, citado por The Wall Street Journal.

Forzar a los individuos a promover la adherencia pública a un punto de vista ideológico tiene muy poco de “visión de futuro” y es inaceptable
Pero Thomas lanza, en la misma sentencia, una alerta contra las regulaciones basadas en contenidos específicos en el área de la medicina y la salud pública. Tales normas, dice, presentan “el riesgo de que el gobierno busque hacer avanzar no un objetivo regulador legítimo, sino suprimir información o ideas impopulares”.
o   Contra las libertades, con “visión de futuro”
Los jueces de la minoría replican en su voto particular que sus colegas emplean un doble rasero, pues en 1992 el Supremo validó una ley de Pensilvania que exigía a los médicos que practicaban abortos ofrecer información a las mujeres sobre los servicios de adopción. ¿Por qué no dar información sobre el aborto a quienes llegan interesadas en el tema de los cuidados prenatales y el parto?, se preguntó.
Thomas responde que en aquel otro caso estaba implicado un procedimiento médico –el aborto–, y por eso, dar a conocer las alternativas se puede justificar como condición para el consentimiento informado por parte de la mujer. En cambio, los centros provida señalados por la FACT no ofrecen a las embarazadas ninguna intervención médica.
También ha sido muy comentado el voto concurrente firmado por el juez Anthony Kennedy, que pasa por ser a menudo el contrapeso a la mayoría conservadora del Tribunal. En este caso, ha puesto el acento en el peligro de que las autoridades terminen singularizando las ideas que no le agraden. Recuerda que el Parlamento californiano se felicitó en su día por aprobar una ley –la FACT– “con visión de futuro”. Pero dice el magistrado: “Visión de futuro es empezar por leerse la Primera Enmienda según fue ratificada en 1791, y  entender la historia de los gobiernos autoritarios como los fundadores la entendían entonces”, subrayó Kennedy. La libertad de expresión, añadió, asegura la libertad de pensamiento y de creencias, libertades todas que la FACT ponía en peligro.
Kennedy, de 81 años, ha anunciado hoy su renuncia al cargo, que será efectiva desde el próximo 31 de julio. Su sustituto será nombrado por el presidente Trump, previa confirmación del Senado.
Vida Cristiana

16 domingo del Tiempo Ordinario, Ciclo B (2018). Jesús es el Buen Pastor.



Ø 16 domingo del Tiempo Ordinario, Ciclo B (2018). Jesús es el Buen Pastor. A  la vuelta de una
misión encomendada por Jesús a sus discípulos, éstos se reunieron con él  para contarle lo que habían hecho y enseñado.  Nuestra actividad ha de partir de Jesús y volver continuamente a él. Su amor sostiene e impulsa. Jesús reza y cura; ofrece  su palabra y el pan; proclama el Reino de Dios y denuncia las injusticias. En Cristo aprendemos a descubrir las necesidades de nuestro prójimo y a ponernos a su servicio con generosidad. Dos dimensiones necesarias e interdependientes de la preocupación de Jesús y de la fe: a) una religión sólo «social» se diluye en un movimiento  político; b) una fe solamente «intimista» es la negación de la encarnación, es puro rito y existe el riesgo de que se convierta en magia.  Jesús se presenta a sí mismo como el Buen Pastor. No sólo de Israel, sino de todos los hombres. Ante los pastores infieles e incapaces, Dios anuncia por medio del profeta Jeremías que Él se hará pastor de su pueblo y suscitará buenos pastores. Para “ver a Dios” es preciso conocer a Cristo y dejarse modelar por su Espíritu, que guía a los creyentes “hasta la verdad completa”.

v  Cfr. 16 domingo del tiempo ordinario, Ciclo B, 22 julio 2018.

Jeremías 23, 1-6; Efesios 2, 13-18; Marcos 6, 30-34; Salmo Responsorial: 22, 1-3a.3b-4.5.6  

Jeremías 23 1  ¡Ay de los pastores que pierden y dispersan  las ovejas de mi majada! - oráculo del Señor  -. 2  Por eso,  así dice el Señor,  Dios de Israel, acerca de  los pastores que apacientan a mi pueblo: «Vosotros habéis dispersado mis ovejas, las habéis ahuyentado, no habéis cuidado de ellas. Mirad que Yo mismo me ocuparé de castigar la maldad de vuestras obras  - oráculo del Señor -. 3 Congregaré los restos  de mis ovejas de todas las tierras a donde las expulsé, y  las haré volver a sus pastos para que crezcan y se multipliquen.  4 Pondré sobre ellas pastores que las apacienten, para que no teman más,  ni se espanten, ni falte ninguna  - oráculo del Señor -. 5 . Mirad que vienen días - oráculo del Señor - en que suscitaré a David un brote justo que rija como rey y sea prudente, y ejerza el derecho y la justicia en la tierra. 6 . En sus días Judá será salvada, e Israel habitará en seguridad,  y este será el nombre con que le llamen: «El Señor, nuestra justicia»
Efesios 2 13 Mas ahora, en Cristo Jesús, vosotros, los que en otro tiempo estabais lejos, habéis llegado a estar cerca por la sangre de Cristo.14 Porque él es nuestra paz: el que de los dos pueblos hizo uno, derribando el muro que los separaba, la enemistad, 15 anulando en su carne la Ley de los mandamientos con sus preceptos, para crear en sí mismo, de los dos, un solo Hombre Nuevo, haciendo la paz, 16 y reconciliar con Dios a ambos en un solo Cuerpo, por medio de la cruz, dando en sí mismo muerte a la Enemistad. 17 Vino a anunciar la paz: paz a vosotros que estabais lejos, y paz a los que estaban cerca. 18 Pues por él, unos y otros tenemos libre acceso al Padre en un mismo Espíritu.
Marcos 6, 30 . Los apóstoles se reunieron con Jesús y le contaron todo lo que habían hecho y lo que habían enseñado. 31 El, entonces, les dice: « Venid también vosotros aparte, a un lugar solitario, para descansar un poco. » Pues los que iban y venían eran muchos, y no les quedaba tiempo ni para comer. 32 Y se fueron en la barca, aparte, a un lugar solitario. 33 Pero les vieron marcharse y muchos cayeron en cuenta; y fueron allá corriendo, a pie, de todas las ciudades y llegaron antes que ellos. 34 Y al desembarcar, vio mucha gente, sintió compasión de ellos, pues estaban como ovejas que no tienen pastor, y se puso a enseñarles muchas cosas.
Salmo 22/23, 1-6:  1 El Señor es mi pastor, nada me falta. 2 En verdes prados  me hace reposar; hacia aguas tranquilas me guía; , 3 reconforta mi alma, me conduce por sendas rectas por honor de su nombre.  4 Aunque camine por valles oscuros, no temo  ningún mal , porque Tú estás conmigo; tu vara y tu cayado  me sosiegan. 5 Preparas una mesa para mí frente a mis adversarios. Unges con óleo mi cabeza, mi copa rebosa. 6 Tu bondad y misericordia me acompañan todos los días de mi vida; y habitaré en la Casa del Señor por dilatados días. 

Los apóstoles se reunieron con Jesús
y le contaron todo lo que habían hecho y lo que habían enseñado.
(Evangelio de hoy)

1. Evangelio


v  Contexto histórico

·         Los Apóstoles han vuelto de una misión encomendada por Jesús en los pueblos cercanos de Galilea,
cerca del Lago de Genesaret. Habían  predicado y hecho milagros. Y se habían dado cuenta de que eran animados por una fuerza que aumentaba sus capacidades.  A  la vuelta se reunieron con Jesús para contarle lo que habían hecho y enseñado.  Y con un toque de humanidad  Jesús les invita a retirarse con él para descansar.
·         “Fácilmente,  se percibe aquí la intensidad del ministerio público de Jesús. Era tal su dedicación que, por
segunda vez (cfr. 3,20), el evangelio hace  notar que no tenía tiempo ni de comer. Los Apóstoles participan también de esta entrega a los demás: tras las agotadoras jornadas de la misión apostólica,  Jesús quiere llevarlos a descansar, pero las muchedumbres no se lo permiten”. (Cfr. Nuevo Testamento, EUNSA 2004, cita Marcos 6, 30-44).

o   Nuestra actividad parte de Jesús y hemos de volver continuamente a Él.

Cfr. David Amado Fernández, Magnificat Julio 2015, n. 140, Meditación, 16 Domingo del Tiempo
Ordinario
·         El Evangelio de hoy nos coloca ante los apóstoles que han vuelto junto a Cristo después de su primera
misión. Son momentos de confidencias y de entusiasmo en los que los discípulos pueden comentar al Señor la experiencia vivida. Así se nos muestra que nuestra actividad ha de partir de Jesús y volver continuamente a él. A su luz comprendemos también mejor lo que ha sucedido.
§  Volver a Cristo es un reconocimiento de que sin él no podemos nada.
La auténtica acción apostólica también tiene el efecto de  acercarnos más a Cristo.
Al mismo tiempo es como si los apóstoles tuvieran que reponer sus energías espirituales. Han enseñado y han hecho otras cosas, como curar o expulsar demonios, y saben que aquello no ha sido por sus propias fuerzas, sino por el poder que Jesús les ha dado. Volver a Cristo es un reconocimiento de que sin él no pueden nada; es como si le dijeran: «Mira todo lo que has  hecho a través de nosotros».  Y a la vez volver es la ratificación del deseo de estar más unidos a él. La conciencia del bien que Dios obra por medio de nosotros nos conduce a amarlo más. La auténtica acción apostólica también tiene este efecto: acercarnos más a Cristo. (…)
§  En Cristo aprendemos a descubrir las necesidades de nuestro prójimo y a ponernos a su servicio con generosidad.
Su amor sostiene e impulsa.
El amor que siente por sus discípulos, cansados del viaje apostólico, y el que le lleva a compadecerse de la multitud que anda desorientada es el mismo. Aquí aprendemos cómo el amor del Señor, el que nos mueve a permanecer a su lado, debe guiar todas nuestras decisiones. En su corazón se nos ofrece lo necesario para reponer nuestras fuerzas, para salir del agobio, para recuperar la ilusión … Pero también en él aprendemos a descubrir las necesidades de nuestro prójimo y a ponernos a sus servicio con generosidad. En su corazón está el sustento para nosotros y la fuerza para darnos a los demás. Es un amor que nos sostiene y nos impulsa.

v  Jesús nos salva con  su palabra: se puso a enseñarles muchas cosas.   

·         Marcos 6, 34: 34 Y al desembarcar, vio mucha gente, sintió compasión de ellos, pues estaban como
ovejas que no tienen pastor, y se puso a enseñarles muchas cosas.
           

v  Jesús reza y cura; ofrece  su palabra y el pan; proclama el Reino de Dios y denuncia las injusticias. Dos dimensiones necesarias e interdependientes de la preocupación de Jesús y de la fe.

o   Una religión sólo «social» se diluye en un movimiento  político; una fe solamente «intimista» es la negación de la encarnación, es puro rito y existe el riesgo de que se convierta en magia.  

·         Gianfranco Ravasi, Secondo le Scritture, Anno B, Piemme septiembre 1996, pp. 236-237:  “Antes que
el pan, Jesús ofrece su palabra. El compromiso cristiano se constituye con esta jerarquía  de valores. El, en primer lugar anuncia el Reino de Dios y su justicia y después se introduce en el mundo y en sus estructuras para corregirlos e infundir un espíritu nuevo. Las dos dimensiones son necesarias e interdependientes: Jesús reza y cura, a  veces busca la soledad pero también está junto a la muchedumbre, predica y ofrece el pan, están con Dios Padre y con los hombres, proclama el Reino de Dios, denuncia las injusticias. Una religión sólo «social» se diluye en un movimiento  político; una fe solamente «intimista» es la negación de la encarnación, es puro rito y existe el riesgo de que se convierta en magia. Es necesario que ambas dimensiones se unan en el corazón de los fieles, con la conciencia de que lo divino transforma y exalta lo humano, lo eterno fecunda el tiempo, el infinito abraza la criatura”.

o   Catecismo de la Iglesia Católica: la miseria humana atrae la compasión de Cristo Salvador.     

·         n. 2448: «Bajo sus múltiples formas - indigencia material, opresión injusta, enfermedades físicas o
psíquicas y, por último, la muerte -, la miseria humana es el signo manifiesto de la debilidad congénita en que se encuentra el hombre tras el primer pecado y de la necesidad que tiene de salvación. Por ello, la miseria humana atrae la compasión de Cristo Salvador, que la ha querido cargar sobre sí e identificarse con los "más pequeños de sus hermanos". (...)

o   Catecismo de la Iglesia Católica: Jesús vino a curar al hombre entero, alma y cuerpo.

§  Pero la finalidad de su venida no fue para abolir todos los males sino liberar a los hombres de la  esclavitud del pecado, que es causa de todas sus servidumbres o esclavitudes humanas.
  • Cfr. nn. 549 y 1421: Jesús tiene el poder para curar y también para perdonar los pecados, vino a curar al
hombre entero, alma y cuerpo; la finalidad de su venida no fue para abolir todos los males  aquí abajo, sino a liberar a los hombres de la esclavitud más grave, la  esclavitud del pecado, que es obstáculo  en la vocación de los hombres de hijos de Dios y causa de todas sus servidumbres o esclavitudes humanas.             

2. Salmo responsorial


v  El buen pastor

o   Jesús se presenta a sí mismo como el Buen Pastor: nada nos falta (v. 1)

·         Libros poéticos y sapienciales, EUNSA  2001, nota a Salmo 23: El salmo 23 “adquiere su pleno significado
después de que Jesús dijera: Yo soy el Buen Pastor (Juan 10, 11.14; Cfr. Hebreos 13, 20). Con Él que ya nos ha preparado la mesa de la  Eucaristía, y bajo su guía, esperamos llegar a las verdes praderas de su Reino, a  la felicidad plena (Cfr. 1 Pedro 5,4; Apocalipsis 7, 17).

o   No sólo de Israel, sino de todos los hombres

·         Juan Pablo II, Pastores dabo vobis, n. 22: «Jesús se presenta a sí mismo como «el buen Pastor»  (Juan
10, 11.14), no sólo de Israel, sino de todos los hombres (cf. Juan 10, 16). Y su vida es una manifestación ininterrumpida, es más, una realización diaria de su «caridad pastoral». Él siente compasión de las gentes, porque están cansadas y abatidas, como ovejas sin pastor (cf. Mateo 9, 35-36); él busca las dispersas y las descarriadas (cf. Mt 18, 12-14) y hace fiesta al encontrarlas, las recoge y defiende, las conoce y llama una a una (cf. Juan 10, 3), las conduce a los pastos frescos y a las aguas tranquilas (cf. Salmo  22-23), para ellas prepara una mesa, alimentándolas con su propia vida. Esta vida la ofrece el buen Pastor con su muerte y resurrección, como canta la liturgia romana de la Iglesia: «Ha resucitado el buen Pastor que dio la vida por sus ovejas y se dignó morir por su grey. Aleluya».( Misal Romano, Antífona de comunión de la Misa del IV domingo de Pascua.)

3. Primera Lectura: ante los pastores infieles e incapaces, Dios anuncia por medio del profeta Jeremías que Él se hará pastor de su pueblo y suscitará buenos pastores.


  • El profeta Jeremías vivió en uno de los períodos más dramáticos de la historia hebrea, en la que la clase
dirigente – los pastores – conducían al pueblo al desastre. El peor momento fue el de Sedecías que reinó entre el 598 y el 586 antes de Cristo. Las palabras que se leen hoy pertenecen a estos años.  
«¡Ay de los pastores que dejan perderse y desparramarse las ovejas de mis pastos!» (Primera Lectura,
Jeremías 23,1).
·         Libros Proféticos, EUNSA 2002, nota Jeremías 23, 1-8: “Jeremías mira al futuro y, mediante la imagen de
los pastores, anuncia una nueva era en la que Dios mismo se ocupará de pastorear-regir a su pueblo (vv.1-4); suscitará un nuevo rey que obrará justicia (vv. 5-6); y, en consecuencia, la nueva situación nacida tras la vuelta del destierro será más gloriosa que la vivida tras el éxodo de Egipto ( vv. 7-8)”.
·         En otros sitios el Señor habla de la insensatez de los pastores que lleva a la ruina al pueblo (cf. Jeremías
10,21). En el AT  los profetas también acusaban a los pastores – los Reyes del Pueblo de Dios – a los que manifestaban  el haber dejado perecer y dispersarse al rebaño (Jeremías 23,1; Ezequiel 34,11-16).
·         El Señor declara también que castigará a los malos pastores, al mismo tiempo que se compromete a
salvar a las ovejas: «Congregaré  los restos de mis ovejas de todas las tierras a donde las expulsé, las haré volver  a sus pastos para que crezcan y se multipliquen» (Jeremías 23,3; cfr  29,14; 31,10; 32,37); «Pondré sobre ellas pastores que las apacienten, para que no teman más, ni se espanten, ni falte  ninguna» (Jeremías 23,4)
·         Sobre  todo, en el versículo 5 de la primera lectura aparece un personaje que ha sido entendido, por toda
la tradición cristiana, como el esperado Mesías : « Mirad que días vienen - oráculo del Señor - en que suscitaré a David un brote justo que rija como rey y sea prudente, y ejerza el derecho y la justicia en la tierra

4. Segunda Lectura. Efesios 2, 13-18

«Por Jesucristo, unos y otros tenemos libre acceso al Padre en un mismo Espíritu»
(Efesios 2, 18)
·         El mensaje de  san Pablo se dirige “a los cristianos procedentes de la gentilidad  para que, al contemplar el
misterio de Cristo no se jacten de autosuficiencia. La obra redentora de Cristo en la cruz ha producido el acercamiento y la paz entre judíos y gentiles. (vv. 13-15), y también la reconciliación de ambos con Dios (vv. 16-18). Deben ser conscientes de que, por Jesucristo, han sido integrados en un solo pueblo junto con los judíos, y por tanto hechos partícipes de la herencia prometida por Dios al pueblo de Israel”.  (Cfr. Nuevo Testamento, EUNSA 2004, cita Efesios 2, 11-22). 

v  Por Cristo tenemos acceso Dios Padre.

o   "El que me ha visto a mí, ha visto al Padre".

§  Para “ver a Dios” es preciso conocer a Cristo y dejarse modelar por su Espíritu, que guía a los creyentes “hasta la verdad completa”. 
  • Benedicto XVI, Peregrinación al Santuario de la Santa Faz, Manopello (Italia), 1/09/2006: "El
que me ha visto a mí, ha visto al Padre". Sí, queridos hermanos y hermanas, para "ver a Dios" es preciso conocer a Cristo y dejarse modelar por su Espíritu, que guía a los creyentes "hasta la verdad completa" (Juan 16,13). El que encuentra a Jesús, el que se deja atraer por él y está dispuesto a seguirlo hasta el sacrificio de la vida, experimenta personalmente, como hizo él en la cruz, que sólo el "grano de trigo" que cae en tierra y muere da "mucho fruto" (cf. Juan 12,24).
            Este es el camino de Cristo, el camino del amor total, que vence a la muerte: el que lo recorre y "el que odia su vida en este mundo, la guardará para la vida eterna" (Juan 12,25). Es decir, vive en Dios ya en esta tierra, atraído y transformado por el resplandor de su rostro.
            Esta es la experiencia de los verdaderos amigos de Dios, los santos, que han reconocido y amado en los hermanos, especialmente en los más pobres y necesitados, el rostro de aquel Dios largamente contemplado con amor en la oración. Ellos son para nosotros ejemplos estimulantes, dignos de imitar; nos aseguran que si recorremos con fidelidad ese camino, el camino del amor, también nosotros, como canta el salmista, nos saciaremos de gozo en la presencia de Dios (cf. Salmo 16,15).
"Jesu... quam bonus te quaerentibus", "Jesús, qué bondadoso eres con los que te buscan". Así  hemos cantado hace poco, entonando el antiguo canto "Jesu, dulcis memoria", que algunos atribuyen a san Bernardo. Es un himno que adquiere un significado especial en este santuario dedicado a la Santa Faz y que nos trae a la mente el salmo 23: "Esta es la generación de los que lo buscan, los que buscan tu rostro, oh Dios de Jacob" ( Salmo 23,6). Pero, ¿cuál es la "generación" que busca el rostro de Dios?, ¿cuál es la generación digna de "subir al monte del Señor", de "estar en el recinto sacro"? Explica el salmista: son los que tienen "manos inocentes y puro corazón", los que no dicen mentiras ni juran contra el prójimo en falso (cf. vv. Salmo  23,3-4).

Vida Cristiana

Printfriendly