sábado, 10 de agosto de 2019

Domingo 19 del Tiempo ordinario, Ciclo C. (11 de agosto de 2019). Vigilancia, discernimiento y vida cristiana.







[Chiesa/Omelie1/Vigilanza/19C19VigilanciaYDiscernimientoEnVidaCristiana]
  • Domingo 19 del Tiempo ordinario, Ciclo C. (11 de agosto de 2019). Vigilancia, discernimiento y vida cristiana. La venida de Cristo en nuestra vida, cada día, de muchas maneras. El Señor nos habla de la vigilancia con tres parábolas: la del dueño de la casa que vuelve de una boda y encuentra a sus siervos esperándole; la del ladrón que llega de sorpresa a la casa y perfora los muros de la misma; la del administrador fiel. Dos imágenes de lo que es estar vigilantes para reconocerle: la cintura ceñida, las lámparas encendidas. La vida drogada y la estrategia de la evasión. La vigilancia en el Catecismo de la Iglesia Católica.


  • Cfr. Domingo 19 Tiempo Ordinario Ciclo C

11/08/2019 - Lucas 12, 32-48
Cfr. Raniero Cantalamessa, Passa Gesù di Nazaret, Piemme 1999, pp. 220-224; Echad las redes, Reflexiones sobre los Evangelios Ciclo C, Edicep 2007, pp. 274-278. Cfr. Gianfranco Ravasi, Secondo le Scritture Anno C, Piemme 1999, pp. 249-254.

Lucas 12, 32-48: 32 No temas, pequeño Rebaño, porque el Padre de ustedes ha querido darles el Reino. 33 Vended vuestros bienes y dadlos como limosna. Haceos bolsas que no se desgasten y acumulad un tesoro inagotable en el cielo, donde no se acerca el ladrón ni destruye la polilla. 34 Porque allí donde tengáis su tesoro, tendréis también su corazón. 35 Estad preparados, ceñidos y con las lámparas encendidas. 36 Sed como los hombres que esperan el regreso de su señor, que fue a una boda, para abrirle apenas llegue y llame a la puerta. 37 ¡Felices los servidores a quienes el señor encuentra velando a su llegada! Les aseguro que él mismo recogerá su túnica, los hará sentar a la mesa y se pondrá a servirlos. 38 ¡Felices ellos, si el señor llega a medianoche o antes del alba y los encuentra así! 39 Entendedlo bien: si el dueño de casa supiera a qué hora va a llegar el ladrón, no dejaría perforar las paredes de su casa. 40 Vosotros también estad preparados, porque el Hijo del hombre llegará a la hora menos pensada». 41 Pedro preguntó entonces: «Señor, ¿esta parábola la dices para nosotros o para todos?». 42 El Señor le dijo: «¿Cuál es el administrador fiel y previsor, a quien el Señor pondrá al frente de su personal para distribuirle la ración de trigo en el momento oportuno? 43 ¡Feliz aquel a quien su señor, al llegar, encuentre ocupado en este trabajo! 44 Les aseguro que lo hará administrador de todos sus bienes. 45 Pero si este servidor piensa: “Mi señor tardará en llegar”, y se dedica a golpear a los servidores y a las sirvientas, y se pone a comer, a beber y a emborracharse, 46 su señor llegará el día y la hora menos pensada, lo castigará y le hará correr la misma suerte que los infieles. 47 El servidor que, conociendo la voluntad de su señor, no tuvo las cosas preparadas y no obró conforme a lo que él había dispuesto, recibirá un castigo severo. 48 Pero aquel que sin saberlo, se hizo también culpable, será castigado menos severamente. Al que se le dio mucho, se le pedirá mucho; y al que se le confió mucho, se le reclamará mucho más.

LA VIGILANCIA Y EL DISCERNIMIENTO EN LA VIDA CRISTIANA

Sed como los hombres que esperan el regreso de su señor, que fue a una boda,
para abrirle apenas llegue y llame a la puerta.
(Lucas 12, 37)
¡Felices los servidores a quienes el señor encuentra velando a su llegada!
(Lucas 12,38)
Vosotros también estad preparados,
porque el Hijo del hombre llegará a la hora menos pensada
(Lucas 12, 41)

  1. Varias advertencias acerca de la vigilancia en el Catecismo de la Iglesia Católica.

  • A) Jesús llama a la vigilancia en la oración.
  • n. 2612. En Jesús "el Reino de Dios está próximo", llama a la conversión y a la fe pero también a
la vigilancia. En la oración, el discípulo espera atento a aquél que "es y que viene", en el recuerdo de su primera venida en la humildad de la carne, y en la esperanza de su segundo advenimiento en la gloria (cf Marcos 13; Lucas 21, 34-36). En comunión con su Maestro, la oración de los discípulos es un combate, y velando en la oración es como no se cae en la tentación (cf Lucas 22, 40. 46).
  • B) El primer mandamiento de la Ley de Dios: vigilancia es alimentar y custodiar la fe.
  • n. 2088: “El primer mandamiento nos pide que alimentemos y guardemos con prudencia y
vigilancia nuestra fe y que rechacemos todo lo que se opone a ella” (…)

  • C) La vigilancia del corazón
  • n. 2849 (…) La vigilancia del corazón es recordada con insistencia en comunión con la suya (cf
Marcos 13,9; 13,33-37;14,38; Lucas 12,35-40). La vigilancia es "guarda del corazón", y Jesús pide al Padre que "nos guarde en su Nombre" (Juan 17,11). El Espíritu Santo trata de despertarnos continuamente a esta vigilancia (cf 1Corintios 16,13 Colosenses 4,2; 1Th 5,6; 1Pedro 5,8). Esta petición adquiere todo su sentido dramático referida a la tentación final de nuestro combate en la tierra; pide la perseverancia final. "Mira que vengo como ladrón. Dichoso el que esté en vela" (Apocalipsis 16,15).

  • D) Vigilar es combatir contra el yo posesivo y dominador, en la espera de la venida del Señor el último día y en el “hoy”.
  • n. 2730 «Mirado positivamente, el combate contra el yo posesivo y dominador consiste en la
vigilancia. Cuando Jesús insiste en la vigilancia, es siempre en relación a Él, a su Venida, al último día y al "hoy". El esposo viene en mitad de la noche; la luz que no debe apagarse es la de la fe: "Dice de ti mi corazón: busca su rostro" (Sal 27, 8)».
  • n. 672: (…) «El tiempo presente es un tiempo de espera y de vigilia» (Cfr. Mateo 25, 1-13;
Marcos 13, 33-37).

2. La necesidad, en la vida cristiana, del discernimiento y de la vigilancia.

Cfr. Homilía de Papa Francisco de la Misa en Santa Marta, 9 de octubre de 2015

  • Se trata de saber discernir las situaciones en las que nos encontramos: lo que viene de Dios y lo que viene del maligno.

    • A) El discernimento

En la vida cristiana «debemos cuidar dos cosas: el discernimiento y la vigilancia. Saber discernir las situaciones: lo que viene de Dios y lo que viene del maligno que siempre intenta engañar, hacernos escoger un camino equivocado. El cristiano no puede estar tranquilo de que todo vaya bien, debe discernir las cosas y mirar bien de dónde vienen, cuál es su raíz.
    • B) La vigilancia

Cfr. Lucas 11,15-26
        • El diablo convence para hacer las cosas con relativismo, tranquilizando la conciencia. ¡Tranquilizar la conciencia! ¡Anestesiar la conciencia! Y eso es un gran mal.
Y luego la vigilancia, porque en un camino de fe las tentaciones siempre vuelven, el mal espíritu nunca se cansa. Si ha sido expulsado, tiene paciencia, espera para volver, y se le deja entrar se cae en una situación peor. De hecho, antes se sabía que era el demonio el que atormentaba. Después, el Maligno está escondido, viene con sus amigos muy educados, llama a la puerta, pide permiso, entra y convive con aquel hombre su vida ordinaria y, gota a gota, da las instrucciones. Con esta modalidad educada el diablo convence para hacer las cosas con relativismo, tranquilizando la conciencia. ¡Tranquilizar la conciencia! ¡Anestesiar la conciencia! Y eso es un gran mal. Cuando el mal espíritu logra anestesiar la conciencia, se puede hablar de una auténtica victoria suya, se hace el dueño de aquella conciencia: ¡Y esto pasa en todas partes! Sí, a todos, todos tenemos problemas, todos somos pecadores, todos… Y en ese ‘todos’ está el ‘ninguno’: ‘todos, pero yo no’. Y así se vive esa mundanidad que es hija del mal espíritu.
    • C) La Iglesia nos aconseja siempre el ejercicio del examen de conciencia: ¿qué ha pasado hoy en mi corazón?

Así pues, vigilancia y discernimiento. Vigilancia. La Iglesia nos aconseja siempre el ejercicio del examen de conciencia: ¿qué ha pasado hoy en mi corazón? ¿Ha venido ese demonio educado con sus amigos?  Discernimiento. ¿De dónde vienen los comentarios, las palabras, las enseñanzas, quién dice eso? Discernir y vigilar, para no dejar entrar al que engaña, al que seduce, al que cautiva. Pidamos al Señor esta gracia, la gracia del discernimiento y la gracia de la vigilancia. 

  1. Para explicar lo que es la vigilancia cristiana, el Señor usa, en el evangelio de hoy, varias imágenes.


  • A) La cintura ceñida (v. 35)

    • El cristiano es un peregrino

  • Los judíos usaban amplias vestiduras y se ceñían a la cintura para realizar algunos trabajos, al
    emprender un viaje ... por lo cual tener las cinturas ceñidas era como estar preparados, disponibles para emprender un trabajo o el viaje (cfr. Éxodo 12, 11).
  • La recomendación del Señor presenta el perfil del cristiano como un peregrino que está en camino
    y en espera.
    San Pedro, en su primera Carta, exhorta a los cristianos a vivir como «forasteros y peregrinos» (2,11), en el sentido de vivir con una conducta ejemplar, con buenas obras con el fin de que Dios sea glorificado (2,12). Una de las virtudes del peregrino es el desprendimiento, tan importante en la vida cristiana. Ésta es «como un viaje que no debe ser recargado por el estorbo de las cosas» (G. Ravasi).
Se trata de una peregrinación que no es vagabundear, sino que tiene una meta y un final alegre y original: “habrá una grande fiesta, ante nosotros se celebrará el banquete del Reino, es decir, la comunión serena y gozosa con Dios. «Una sola cosa he pedido al Señor, y esto es lo que quiero: vivir en la Casa del Señor todos los días de mi vida, para gozar de la dulzura del Señor y contemplar su Templo». (Salmo 27,4) (G. Ravasi). Es lo que dice el mismo Señor hoy en el Evangelio: a los siervos que encuentre esperándole, velando, vigilando, “los hará sentar a la mesa y se pondrá a servirlos” (v. 37).

  • B) La lámparas encendidas (v. 35)

  • La lámpara encendida indica que estamos esperando la venida de alguien, o nos disponemos a
    pasar la noche vigilando por otras razones. Recuérdese la parábola de las diez vírgenes que esperan la llegada del esposo en las bodas (Cfr. Mateo 25,1ss).
  • San Pedro expone la misma actitud ante la misma meta, con otras palabras (2 Pedro 1, 10-11):
    Por tanto, hermanos, poned el mayor empeño en fortalecer vuestra vocación y elección; comportándoos de este modo, no tropezaréis jamás. Así se os abrirá de par en par la entrada en el reino eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo”.
  • San Lucas, por su parte, llama a la vigilancia con estas palabras (21, 34-36): “Vigilad sobre
    vosotros mismos, para que vuestros corazones no estén ofuscados por la crápula, la embriaguez y los afanes de esta vida, y no sobrevenga aquel día de improviso sobre vosotros, pues caerá como un lazo sobre todos aquellos que habitan en la faz de toda la tierra. Vigilad orando en todo tiempo, a fin de que podáis evitar todos estos males que van a suceder, y estar en pie delante del Hijo del Hombre”.
    • La lámpara encendida de la fe, de la oración, del amor, o la lámpara apagada del pecado.

  • Benedicto XVI, Homilía en Lourdes, durante la procesión de las antorchas, el 13 de
    septiembre de 2008: Al caer la noche, hoy Jesús nos dice: “Tened encendidas vuestras lámparas” (cf. Lucas 12,35); la lámpara de la fe, de la oración, de la esperanza y del amor. El gesto de caminar de noche llevando la luz, habla con fuerza a nuestra intimidad más honda, toca nuestro corazón y es más elocuente que cualquier palabra dicha u oída. El gesto resume por sí solo nuestra condición de cristianos en camino: necesitamos la luz y, a la vez, estamos llamados a ser luz. El pecado nos hace ciegos, nos impide proponernos como guía para nuestros hermanos, y nos lleva a desconfiar de ellos para dejarnos guiar. Necesitamos ser iluminados y repetimos la súplica del ciego Bartimeo: Maestro, que pueda ver (Marcos 10,51). Haz que vea el pecado que me encadena, pero sobre todo, Señor, que vea tu gloria. Sabemos que nuestra oración ya ha sido escuchada y damos gracias porque, como dice San Pablo en su Carta a los Efesios, “Cristo será tu luz” (Efesios 5,14), y San Pedro y añade: “[Dios] os llamó a salir de la tiniebla y a entrar en su luz maravillosa” (1Pedro 2,9).
  • C) Los siervos que esperan el regreso de su señor, que fue a una boda, para

abrirle apenas llegue y llame a la puerta. (v. 36).

    • La venida de Cristo no se refiere solamente a su venida al fin del mundo o, para cada uno de nosotros, con ocasión de nuestra muerte.

Puede darse un equívoco en nuestra vida: pensar que esta advertencia del Señor acerca de su venida se refiere solamente a su venida al fin del mundo, y, para cada uno de nosotros, con ocasión de nuestra muerte.
    • La venida de Cristo cada día, de muchas maneras.

Siempre que llama a nuestra puerta: con su palabra, en los sacramentos, con algún sucedido, con una inspiración, con una alegría o con un sufrimiento, etc.
  • Hay una venida de Cristo cada día, y es la venida silenciosa en la que Cristo llama a nuestra
    puerta, con su palabra y con sus sacramentos, con algún sucedido, con una inspiración, con un sufrimiento, o con una alegría, etc. A ellos se refiere el Señor cuando nos dice en el libro del Apocalipsis (3,20): “Mira, estoy a la puerta y llamo: si alguno escucha mi voz y abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo”.
  • Como hay muchos acontecimientos en nuestras vidas que llaman a nuestra puerta, tendremos que
    pedir a Él mismo ayuda, para que reconozcamos su voz entre los muchos golpes que suenan.
  • Se presentará con frecuencia no vestido de nazareno, sino de incógnito o, incluso, disfrazado: con
    el disfraz del pobre, del enfermo, del necesitado.
Acostumbraos a ver a Dios detrás de todo.
  • Amigos de Dios, Homilía “La esperanza del cristiano”, n. 218: “Acostumbraos a ver a Dios
    detrás de todo, a saber que El nos aguarda siempre, que nos contempla y reclama justamente que le sigamos con lealtad, sin abandonar el lugar que en este mundo nos corresponde. Hemos de caminar con vigilancia afectuosa, con una preocupación sincera de luchar, para no perder su divina compañía”.
  1. Dos anotaciones interesantes


  • A) El Señor respeta nuestra libertad, no fuerza la puerta.

  • El cuadro de un pintor inglés, Golman Hunt (1827-1910), en la Catedral de S. Pablo en Londres.
  • Jesús está delante de una puerta, donde han crecido arbustos y hierbas. Acaba de llamar y está
    esperando la respuesta. Al ser un pintor meticuloso en los detalles, alguien le hizo notar que en su cuadro había cometido un olvido: poner una manilla en la puerta. Y él respondió que lo había hecho a posta: en esa puerta hay una sola manilla que está en la parte interna. Porque debemos ser nosotros quienes abrimos a Cristo que llama. Él respeta nuestra libertad: llama y espera, no entra forzando la puerta.
  • Jesús se presenta de diversos modos
No sólo como en el cuadro de este pintor inglés (con la corona de espinas, con los cabellos del nazareno, con el manto real ...), sino también de incógnito, incluso disfrazado: con el disfraz del pobre, del enfermo, del necesitado.
  • Podemos abrir diversas puertas:
La puerta de nuestra inteligencia: con la lectura de la Escritura; con aceptación del don la fe, de sus misterios: Eucaristía, Pasión y muerte en cruz..... etc. O la puerta de nuestro corazón (de nuestros sentimientos), o la puerta de nuestros dineros .....

  • B) Una célebre frase de San Agustín

  • Es muy conocida la frase de San Agustín “Tengo miedo al Jesús que pasa”. Ciertamente, no se
    refería a tener miedo al Señor, sino a algo muy diferente y también muy preciso: él quería decir que tenía miedo a que pasase junto a él el Señor y que no se diese cuenta, que ese paso del Señor fuese en vano.
  1. Es ya casi un lugar común identificar la falta de vigilancia con dos realidades que se aceptan sin algún sentido crítico: la vida drogada y la estrategia de la evasión.


  • Se trata del abandono de la fatiga de pensar, de la incapacidad de proyectar un propio futuro; de una especie de disponibilidad para aceptar cualquier experiencia, juzgándola únicamente por las sensaciones más o menos fuertes que conlleva.
a) con la imagen de la vida drogada se entiende el abandono de la fatiga de pensar, la incapacidad de proyectar un propio futuro; una especie de disponibilidad para aceptar cualquier experiencia, juzgándola únicamente por las sensaciones más o menos fuertes que conlleva, para demostrar ante uno mismo y ante los demás que – supuestamente – se es señor del tiempo;
b) por estrategia de la evasión se entiende que el ser humano se abandona por completo al consumo - casi siempre irresponsable - del tiempo, que transcurre con un agradable aturdimiento que facilita la insensibilidad ante las necesidades del prójimo, sobre todo si es débil;
c) vigilar no es sólo una actitud propia del hombre atento y responsable, sino que adquiere un significado particular para el cristiano.
d) el vigilante es no sólo el hombre despierto, que se opone al hombre somnoliento, que se queda en la superficie de las relaciones, sino que es también el hombre luminoso capaz de irradiar luz.
Se ha escrito 1 que “la persona vigilante se aferra a la realidad y no se refugia en la imaginación, en la idolatría; trabaja y no vagabundea; ama y no es indiferente; asume con responsabilidad su compromiso histórico y lo vive en la espera del Reino que vendrá. El apóstol Pablo avisa a los cristianos de Tesalónica: «No durmamos como los demás, sino estemos en vela y mantengámonos sobrios»” (1Tesalonicenses 5, 6) 2.


Vida Cristiana


1 Redacción de Vida Cristiana: por diversas razones no ha sido posible anotar la fuente.
2 Cfr. también: Mateo 22, 1-14; 24, 42-51; Lucas 12, 35-48; 21, 5-36; 2 Pedro 3, 5-10.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Imprimir

Printfriendly