martes, 26 de octubre de 2021

Confirmación de adultos 2021/2022

 

Parroquia Sta. Mónica
Confirmación de ADULTOS

 LUGAR: PARROQUIA DE SANTA MÓNICA
INTERESADOS 

 confirmacionadultos@parroquiasantamonica.com

admin@parroquiasantamonica.com


O AL TELEFÓNO : 630986217
Ven, Espíritu Santo, llena el corazón de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor





 

 

 

 

domingo, 17 de octubre de 2021

Catequesis 2021/22: Misa de las familias. Domingos a las 11:30h. Comienzo 7/11/2021

 




Escuela de oración. Apertura del curso: 27/10/2021 a las 20:30h

 

 



 

En estos momentos tan difíciles en los que la humanidad esta pasando por tantas dificultades, la pandemia, el problema de Afganistán, incendios, y catástrofes naturales, desempleo; se necesita recobrar la paz y la cordura, hoy mas que nunca necesitamos recobrar el equilibrio.

 

Muchas personas están  recurriendo a la psiquiatría, psicología, libros de autoayuda, maestros de yoga, y todo eso es importante, pero el cristiano  que confía y tiene fe dispone de  una ayuda añadida porque cuenta con el verdadero Maestro, Jesús, verdadero maestro de vida, su palabra, su evangelio encierra toda la sabiduría y toda la belleza que el hombre puede buscar, sólo acompañados de la mano de Jesús la vida tiene sentido.

 

         Para el cristiano la oración puede llegar a ser un buen camino para progresar   y crecer.

 

         La falta de vivencia de Dios produce una sensación de vacío interior, un sinsentido de la vida, desamparo, desorientación, soledad, necesitamos despertar del letargo y el embotamiento.

 

         Jesús pertenecía a un pueblo que sabía rezar, participaba de la oración litúrgica pero también tiene suma importancia su oración personal: Jesús se retiraba con frecuencia sobre todo durante la noche o al amanecer, en lugares desiertos, aparte, El solo en el monte, Jesús ora en el momento de recibir el bautismo de Juan, ora antes de elegir a los doce, ora en la transfiguración, antes de la pasión en Getsemaní su oración tiene una especial intensidad, por último ora en la cruz, invocando del Padre el perdón para sus verdugos.

 

         La  Escuela de Oración intentar enseñar a orar, ese es su carisma, cuando ores entra en tu cuarto (Mateo 6,6). Dios quiere hospedarse en nuestra casa, sentarse a nuestro lado y compartir nuestra cena.

 

         La Escuela de Oración pretende preparar, abonar, sensibilizar, enamorar y despertar el corazón. 

 

         En realidad no hay métodos para orar, el Señor dará el don de la oración y sus frutos a su debido tiempo, pero hay ciertas disposiciones para orar que favorecen: búsqueda del silencio, cierto método y disciplina.

 

         El objetivo de la Escuela es ofrecer ciertos recursos para orar: textos para meditar, modalidades de oración, silenciamientos, postura corporal, ciertas pautas, cuentos que dejen una enseñanza, una resonancia y una fragancia, lecturas bíblicas para madurar, y así ir creando una atmósfera intimista  favorable para encontrar la calma y encontrarnos con el Señor.

 

        

 

La Escuela tiene 3 etapas:

 

-    Búsqueda del silencio. Calidez, luz tenue… (comparaciones con la crisálida o con las madrigueras).

 

-    Curar heridas de la vida. Vivencia del abandono. Quizás el sufrimiento nos ayude a crecer y pulir el ego. “Sosegar la casa”.

 

-    Crecimiento de las virtudes. Entrega a los demás.

 

         Todo ser vivo necesita de un ambiente favorable para crecer: luz tenue, calidez y eso es lo que suele proporcionar el silencio.

 

         La etapa central es muy importante porque para crecer necesitamos curar viejas heridas, sanar vivencias difíciles que hayamos tenido para ir recuperando la alegría de vivir, superar el victimismo y abandonarnos en las manos del Señor sin que esto implique conformismo o alienación, es vivencia del Abandono.

 

         La última etapa de la escuela nos debe impulsar a salir fuera, a atender a los hermanos, la oración no debe ser evasiva, debemos implicarnos, Jesús oraba en la montaña pero luego bajaba al valle.

 

         El Señor utiliza una pedagogía particular para cada uno de nosotros y no sabemos en qué grado llegaremos a crecer espiritualmente, si llegaremos a experimentar grandes experiencias, eso no depende de nosotros, el contemplativo se forja en el día a día, en la oración perseverante, con amor y constancia, con fidelidad, cada uno de nosotros irá madurando a su tiempo, el camino de la oración es largo, la espiga no brota de un día para otro, los niños y los árboles no crecen de un día para otro, su crecimiento es lento, con avances y retrocesos pero lo más importante son los frutos.

 

         La oración nos templa el alma y nos descubre un nuevo sabor de la vida, nos proporciona otra manera de pensar, de mirar y de vivir, es un estado del alma, una manera de vivir desde el corazón lleno de Dios, sintiendo lo sagrado en el fluir de la vida, debe ser como el respirar, no debe ocupar tiempo ni lugar, hasta terminar siendo una actitud.

 

Horario de este curso: últimos miércoles de cada mes después de Misa de 20h 

 

Imprimir

Printfriendly