miércoles, 1 de marzo de 2017

Domingo 6º de Pascua Ciclo A (2014). El Espíritu Santo, es llamado por el Señor Espíritu de la verdad. El Espíritu Santo recuerda e imprime en los creyentes las palabras de Jesús. A través de tales palabras, la ley de Dios se inscribe en nuestro corazón y se convierte en nosotros en principio de valoración en las opciones y de guía en las acciones cotidianas. En la Biblia el conocimiento de la verdad (sentido semítico) es principio de vida moral, ya que caminamos según sus directrices, obramos conforme a sus exigencias. «Hacemos la verdad»: obramos conforme a los que ella exige de nosotros. El Espíritu Santo es luz de las conciencias. La conciencia es una “propiedad clave del sujeto personal” que se refiere a la dignidad de la persona humana; la fatiga de la conciencia: tiene dificultades por los determinismos, condicionamientos y presiones que ejercen sobre ella diversos mecanismos y estructuras. No es fuente autónoma y exclusiva para decidir lo que es bueno y lo que es malo.


1 Domingo 6º de Pascua Ciclo A (2014). El Espíritu Santo, es llamado por el Señor Espíritu de la verdad. El Espíritu Santo recuerda e imprime en los creyentes las palabras de Jesús. A través de tales palabras, la ley de Dios se inscribe en nuestro corazón y se convierte en nosotros en principio de valoración en las opciones y de guía en las acciones cotidianas. En la Biblia el conocimiento de la verdad (sentido semítico) es principio de vida moral, ya que caminamos según sus directrices, obramos conforme a sus exigencias. «Hacemos la verdad»: obramos conforme a los que ella exige de nosotros. El Espíritu Santo es luz de las conciencias. La conciencia es una “propiedad clave del sujeto personal” que se refiere a la dignidad de la persona humana; la fatiga de la conciencia: tiene dificultades por los determinismos, condicionamientos y presiones que ejercen sobre ella diversos mecanismos y estructuras. No es fuente autónoma y exclusiva para decidir lo que es bueno y lo que es malo. o Cfr. 6 Pascua Ciclo A Evangelio: Juan 14, 15-21; 1 Pedro 3, 15-18 - 25 mayo 2014 Juan 14, 15-21: 15 «Si me amáis, guardaréis mis mandamientos. 16 Yo pediré al Padre y os dará otro Paráclito, para que esté con vosotros para siempre, 17 el Espíritu de la verdad. El mundo no puede recibirlo, porque no lo ve ni lo conoce; vosotros, en cambio, lo conocéis, porque vive con vosotros y está con vosotros. 18 No os dejaré huérfanos, volveré. 19 Dentro de poco el mundo no me verá, pero vosotros me veréis y viviréis, porque yo sigo viviendo. 20 Entonces sabréis que yo estoy con mi Padre, y vosotros conmigo y yo con vosotros. 21 El que acepta mis mandamientos y los guarda, ése me ama; al que me ama lo amará mi Padre, y yo también lo amaré y me revelaré a él. » El Espíritu Santo, Espíritu de la verdad, permanecerá siempre junto a los discípulos, (Juan 14, 15-17) para recordar y completar la enseñanza de Cristo, (Juan 14, 15-26) conduciendo a los discípulos por los caminos de la verdad. (Juan 8, 32) 1. Algunos de los aspectos de la acción del Espíritu Santo en nosotros. Recuerda e imprime en los creyentes las palabras de Jesús, y nos hace entrar en una comunión cada vez más profunda con Jesús, donándonos la inteligencia de las cosas de Dios. Francisco, Catequesis 15 de mayo de 2013 o El Espíritu Santo recuerda e imprime en los creyentes las palabras de Jesús. A través de tales palabras, la ley de Dios —como habían anunciado los profetas del Antiguo Testamento— se inscribe en nuestro corazón y se convierte en nosotros en principio de valoración en las opciones y de guía en las acciones cotidianas. ¿Cuál es, entonces, la acción del Espíritu Santo en nuestra vida y en la vida de la Iglesia para guiarnos a la verdad? Ante todo, recuerda e imprime en el corazón de los creyentes las palabras que dijo Jesús, y, precisamente a través de tales palabras, la ley de Dios —como habían anunciado los profetas del Antiguo Testamento— se inscribe en nuestro corazón y se convierte en nosotros en principio de valoración en las opciones y de guía en las acciones cotidianas; se convierte en principio de vida. Se realiza así la gran profecía de Ezequiel: «os purificaré de todas vuestras inmundicias e idolatrías, y os daré un corazón nuevo, y os infundiré un espíritu nuevo... Os infundiré mi espíritu, y haré que caminéis según mis preceptos, y que guardéis y cumpláis mis mandatos» (36, 25-27). En efecto, es del interior de nosotros mismos de donde nacen nuestras acciones: es precisamente el corazón lo que debe convertirse a Dios, y el Espíritu Santo lo transforma si nosotros nos abrimos a Él. 2 o El Espíritu Santo nos hace entrar en una comunión cada vez más profunda con Jesús, donándonos la inteligencia de las cosas de Dios. ¿Estoy abierto a la acción del Espíritu Santo, le pido que me dé luz, me haga más sensible a las cosas de Dios? Si Dios no nos ilumina interiormente, nuestro ser cristianos será superficial. El Espíritu Santo, luego, como promete Jesús, nos guía «hasta la verdad plena» (Jn 16, 13); nos guía no sólo al encuentro con Jesús, plenitud de la Verdad, sino que nos guía incluso «dentro» de la Verdad, es decir, nos hace entrar en una comunión cada vez más profunda con Jesús, donándonos la inteligencia de las cosas de Dios. Y esto no lo podemos alcanzar con nuestras fuerzas. Si Dios no nos ilumina interiormente, nuestro ser cristianos será superficial. La Tradición de la Iglesia afirma que el Espíritu de la Verdad actúa en nuestro corazón suscitando el «sentido de la fe» (sensus fidei) a través del cual, como afirma el Concilio Vaticano II, el Pueblo de Dios, bajo la guía del Magisterio, se adhiere indefectiblemente a la fe transmitida, la profundiza con recto juicio y la aplica más plenamente en la vida (cf. Const. dogm. Lumen gentium, 12). Preguntémonos: ¿estoy abierto a la acción del Espíritu Santo, le pido que me dé luz, me haga más sensible a las cosas de Dios? Esta es una oración que debemos hacer todos los días: «Espíritu Santo haz que mi corazón se abra a la Palabra de Dios, que mi corazón se abra al bien, que mi corazón se abra a la belleza de Dios todos los días». Quisiera hacer una pregunta a todos: ¿cuántos de vosotros rezan todos los días al Espíritu Santo? Serán pocos, pero nosotros debemos satisfacer este deseo de Jesús y rezar todos los días al Espíritu Santo, para que nos abra el corazón hacia Jesús. Conduce a los discípulos por los caminos de la verdad o Según la Biblia, el conocimiento de la verdad (sentido semítico) es principio de vida moral, ya que caminamos según sus directrices, obramos conforme a sus exigencias. «Hacemos la verdad»: obramos conforme a lo que ella exige de nosotros. Los que son «de la verdad» obedecen al mensaje de amor que Cristo nos ha transmitido de parte de Dios. • Cfr. Biblia de Jerusalén, Juan 14,16 (…) Después de la marcha de Jesús (16,7; 7,39; Hechos 2,33), permanecerá para siempre junto a los discípulos (14, 15-17), para recordar y completar la enseñanza de Cristo (14, 25-26), conduciendo a los discípulos por los caminos de la verdad (8,32+) (...)”. • Cfr. Biblia de Jerusalén, Juan 8, 32: Si os mantenéis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos, y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres. “La verdad es la expresión de la voluntad de Dios sobre el hombre, tal como nos ha sido transmitida por Cristo (8, 40.45; 17,17). Nosotros «conocemos» en el sentido (semítico) de que permanece en nosotros (2 Juan 1,2), como un principio de vida moral: «andamos» (=vivimos) según sus directrices (3 Jn 3-4; Sal 86,11); «hacemos la verdad» (3,21; 1 Jn 1,6; ver Tb 4,6), es decir, obramos conforme a lo que ella exige de nosotros. Se contrapone, pues, al «mundo» (1,9+), como una especie de clima ético: los que son «del mundo» no pueden sino odiarla (15,19; 17, 14-16), los que son «de la verdad» obedecen al mensaje de amor que Cristo nos ha transmitido de parte de Dios (18,37; 1 Jn 3, 18-19). (…) Se trata de un conocimiento que implica el empeño de toda la vida. • 1 Timoteo 2,4: “Dios, nuestro Salvador quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento pleno de la verdad”; Biblia de Jerusalén 1 Timoteo 2,4: “ La salvación es conocimiento de la verdad (1 Timoteo 4,3; 2 Timoteo 2,25; 3,7; Tito 1,1). Pero ese conocimiento importa el empeño de toda la vida (ver Oseas 2,22+; Juan 8,32+; 10,14+; 2 Tesalonicenses 2,12; etc.)” 2. “El Espíritu de la verdad” (Jn 14, 17): otros aspectos o contenidos. o A. En el hombre hay dos tendencias inherentes: el «espíritu de verdad» y el «espíritu de error». • Biblia de Jerusalén, Juan 14,17: “La expresión proviene de Qumrán, donde se contraponía «espíritu de verdad» y «espíritu de error» (ver 1 Juan 4,6+), para designar dos tendencias inherentes al hombre”. (…) 3 • Cfr. Biblia de Jerusalén 1 Juan 4,6: “Nosotros somos de Dios. El que conoce a Dios nos escucha, el que no es de Dios no nos escucha. En esto reconocemos el espíritu de la verdad y el espíritu del error”. “El tema de los dos espíritus es conocido del Judaísmo (por ejemplo, Qumrán), afín al de las dos vías (Deuteronomio 11, 26-28; Mt 7, 13-14+). El hombre está situado entre dos mundos, «es» del uno o del otro participando de su espíritu (3, 8.19). La victoria final de los creyentes no ofrece duda (v. 4; 2, 13-14; 5, 4- 5)." o B. En San Juan, la «verdad» tiene un sentido amplio, que comprende la fe y el amor. Se «camina en la verdad» cuando se cumplen los mandamientos en el amor. • 1 Juan 2,4: “Quien dice: «Yo le conozco y no guarda los mandamientos es un mentiroso y la verdad no está en él»”; 1 Juan 3,23: “Y éste es su mandamiento: que creamos en el nombre de su Hijo, Jesucristo”; 1 Juan 3,18: “Hijos míos, no amemos de palabra ni con la boca, sino con obras y según la verdad”; 2 Juan 4-6: “Me alegré mucho al encontrar entre tus hijos a quienes viven en la verdad, conforme al mandamiento que recibimos del Padre. Y ahora te ruego, Señora, y no te escribo un mandamiento nuevo, sino el que tenemos desde el principio: que nos amemos unos a otros. Y en este consiste el amor: en que vivamos según sus mandamientos. Este es el mandamiento que oísteis desde el principio: que caminéis en el amor”. 3 Juan 3-4 ss: “Me alegré mucho cuando vinieron unos hermanos que daban testimonio de tu verdad, y de cómo vives en la verdad. No siento alegría mayor que oir que mis hijos caminan en la verdad”; Juan 3, 21: “El que obra según la verdad viene a la luz, para que sus obras se pongan de manifiesto, porque han sido hechas según Dios”; Juan 18, 37: “Todo el que es de la verdad, escucha mi voz”. 3. El Espíritu de verdad: el Espíritu Santo y las conciencias JuanPablo II, Enc.Dominum et vivificantem, nn. 42-45 (DV) o A. El Espíritu Santo, es luz de los corazones, es decir, de las conciencias. • n. 42: «Convirtiéndose en « luz de los corazones », (Cf. Secuencia Veni, Sancte Spiritus) es decir de las conciencias, el Espíritu Santo « convence en lo referente al pecado », o sea hace conocer al hombre su mal y, al mismo tiempo, lo orienta hacia el bien.» o B. Importancia de la conciencia o La conciencia es la capacidad específica del hombre de discernir el bien, es “la propiedad clave del sujeto personal” y se refiere a la dignidad de la persona humana. • n. 43: “El Concilio Vaticano II ha recordado la enseñanza católica sobre la conciencia, al hablar de la vocación del hombre y, en particular, de la dignidad de la persona humana. Precisamente la conciencia decide de manera específica sobre esta dignidad. En efecto, la conciencia es « el núcleo más secreto y el sagrario del hombre », en el que ésta se siente a solas con Dios, cuya voz resuena en el recinto más íntimo. Esta voz dice claramente a « los oídos de su corazón advirtiéndole ... haz esto, evita aquello ». Tal capacidad de mandar el bien y prohibir el mal, puesta por el Creador en el corazón del hombre, es la propiedad clave del sujeto personal”. o C. La conciencia no es fuente autónoma y exclusiva para decidir lo que es bueno y lo que es malo. • n. 43: “Pero, al mismo tiempo, «en lo más profundo de su conciencia descubre el hombre la existencia de una ley que él no se dicta a si mismo, pero a la cual debe obedecer ».(165) La conciencia, por tanto, no es una fuente autónoma y exclusiva para decidir lo que es bueno o malo; al contrario, en ella está grabado profundamente un principio de obediencia a la norma objetiva, que fundamenta y condiciona la congruencia de sus decisiones con los preceptos y prohibiciones en los que se basa el comportamiento humano, como se entrevé ya en la citada página del Libro del Génesis.(Cfr. Gen 2, 9.17)”. a) Si la conciencia es recta ayuda a resolver numerosos problemas morales que se presentan al individuo y a la sociedad. • n. 43: “Si la conciencia es recta, ayuda entonces a « resolver con acierto los numerosos problemas 4 morales que se presentan al individuo y a la sociedad ». Entonces « mayor seguridad tienen las personas y las sociedades para apartarse del ciego capricho y para someterse a las normas objetivas de la moralidad ». (Cfr. Gaudium et spes, 16)”. b) El fruto de la recta conciencia es llamar por su nombre al bien y al mal. Las prácticas que degradan la civilización humana. • n. 43: Fruto de la recta conciencia “Fruto de la recta conciencia es, ante todo, el llamar por su nombre al bien y al mal, como hace por ejemplo la misma Constitución pastoral: « Cuanto atenta contra la vida —homicidios de cualquier clase, genocidios, aborto, eutanasia y el mismo suicidio deliberado—; cuanto viola la integridad de la persona, como, por ejemplo, las mutilaciones, las torturas morales o físicas, los conatos sistemáticos para dominar la mente ajena; cuanto ofende a la dignidad humana, como son las condiciones infrahumanas de vida, las detenciones arbitrarias, las deportaciones, la esclavitud, la prostitución, la trata de blancas y de jóvenes; o las condiciones laborales degradantes, que reducen al operario al rango de mero instrumento de lucro, sin respeto a la libertad y a la responsabilidad de la persona humana »; y después de haber llamado por su nombre a los numerosos pecados, tan frecuentes y difundidos en nuestros días, la misma Constitución añade: « Todas estas prácticas y otras parecidas son en sí mismas infamantes, que degradan la civilización humana, deshonran más a sus autores que a sus víctimas y son totalmente contrarias al honor debido al Creador ».(Cfr. Gaudium et spes, 27)”. c) la fatiga de la conciencia. A menudo cuesta mucho reconocer el mal en uno mismo. La conciencia es también fuente de remordimiento: el hombre sufre interiormente por el mal cometido. - n. 45: “Se sabe que reconocer el mal en uno mismo a menudo cuesta mucho. Se sabe que la conciencia no sólo manda o prohibe, sino que juzga a la luz de las órdenes y de las prohibiciones interiores. Es también fuente de remordimiento: el hombre sufre interiormente por el mal cometido. ¿No es este sufrimiento como un eco lejano de aquel « arrepentimiento por haber creado al hombre », que con lenguaje antropomórfico el Libro sagrado atribuye a Dios; de aquella « reprobación » que, inscribiéndose en el « corazón » de la Trinidad, en virtud del amor eterno se realiza en el dolor de la Cruz y en la obediencia de Cristo hasta la muerte? Cuando el Espíritu de la verdad permite a la conciencia humana la participación en aquel dolor, entonces el sufrimiento de la conciencia es particularmente profundo y también salvífico. Pues, por medio de un acto de contrición perfecta, se realiza la auténtica conversión del corazón: es la « metanoia » evangélica. La fatiga del corazón humano y la fatiga de la conciencia, donde se realiza esta « metanoia » o conversión, es el reflejo de aquel proceso mediante el cual la reprobación se transforma en amor salvífico, que sabe sufrir. El dispensador oculto de esa fuerza salvadora es el Espíritu Santo, que es llamado por la Iglesia « luz de las conciencias », el cual penetra y llena « lo más íntimo de los corazones » humanos (Cf. Secuencia de Pentecostés: Reple cordis intima) . Mediante esta conversión en el Espíritu Santo, el hombre se abre al perdón y a la remisión de los pecados.” o D. En el conocimiento de la verdad, la conciencia del hombre tiene dificultades por los determinismos, condicionamientos y presiones que ejercen sobre él diversos mecanismos y estructuras dominantes en la sociedad, de los que es liberado por la fuerza y luz del Espíritu Santo 1 . • n. 60: “Cuando, bajo el influjo del Paráclito, los hombres descubren esta dimensión divina de su ser y de su vida, ya sea como personas ya sea como comunidad, son capaces de liberarse de los diversos determinismos derivados principalmente de las bases materialistas del pensamiento, de la praxis y de su respectiva metodología. En nuestra época estos factores han logrado penetrar hasta lo más íntimo del hombre, en el santuario de la conciencia, donde el Espíritu Santo infunde constantemente la luz y la fuerza de la vida nueva según la libertad de los hijos de Dios. En muchos casos los factores sociales, en vez de favorecer el desarrollo y la expansión del espíritu humano, terminan por arrancarlo de la verdad genuina de su ser y de su vida. 1 En diversos números del Catecismo se explican los obstáculos o dificultades que tiene el hombre para conocer la verdad en sus diversos aspectos: por ejemplo, n. 37 (los que se refieren al conocimiento de Dios), y los medios para superar esos obstáculos. 5 La madurez del hombre en esta vida está impedida por los condicionamientos y las presiones que ejercen sobre él las estructuras y los mecanismos dominantes en los diversos sectores de la sociedad. Se puede decir que en muchos casos los factores sociales, en vez de favorecer el desarrollo y la expansión del espíritu humano, terminan por arrancarlo de la verdad genuina de su ser y de su vida, —sobre la que vela el Espíritu Santo— para someterlo así al « Príncipe de este mundo ». (…) El Espíritu, que es el único que puede ayudar a las personas y a las comunidades a liberarse de los viejos y nuevos determinismos, guiándolos con la « ley del espíritu que da la vida en Cristo Jesús » (Romanos 8, 2), descubriendo y realizando la plena dimensión de la verdadera libertad del hombre. En efecto —como escribe San Pablo— « donde está el Espíritu del Señor, allí está la libertad » (2 Corintios 3, 17). Esta revelación de la libertad y, por consiguiente, de la verdadera dignidad del hombre adquiere un significado particular para los cristianos y para la Iglesia en estado de persecución —ya sea en los tiempos antiguos, ya sea en la actualidad—, porque los testigos de la verdad divina son entonces una verificación viva de la acción del Espíritu de la verdad, presente en el corazón y en la conciencia de los fieles, y a menudo sellan con su martirio la glorificación suprema de la dignidad humana. En las situaciones normales de la sociedad los cristianos, como testigos de la auténtica dignidad del hombre, por su obediencia al Espíritu Santo, contribuyen a la múltiple « renovación de la faz de la tierra ». Colaboran con sus hermanos a realizar y valorar todo lo que el progreso actual de la civilización, de la cultura, de la ciencia, de la técnica y de los demás sectores del pensamiento y de la actividad humana, tiene de bueno, noble y bello. También en las situaciones normales de la sociedad los cristianos, como testigos de la auténtica dignidad del hombre, por su obediencia al Espíritu Santo, contribuyen a la múltiple « renovación de la faz de la tierra », colaborando con sus hermanos a realizar y valorar todo lo que el progreso actual de la civilización, de la cultura, de la ciencia, de la técnica y de los demás sectores del pensamiento y de la actividad humana, tiene de bueno, noble y bello (Cf. Conc. Ecum. Vat. II, Const. past. Gaudium et spes, sobre la Iglesia en el mundo actual, 53-59). Esto lo hacen como discípulos de Cristo, —como escribe el Concilio— « constituido Señor por su resurrección ... obra ya por virtud de su Espíritu en el corazón del hombre, no sólo despertando el anhelo del siglo futuro, sino alentando, purificando y robusteciendo también con ese deseo aquellos generosos propósitos con los que la familia humana intenta hacer más llevadera su propia vida y someter la tierra a este fin » (Ibid., 38). De esta manera, afirman aún más la grandeza del hombre, hecho a imagen y semejanza de Dios; grandeza que es iluminada por el misterio de la encarnación del Hijo de Dios, el cual, « en la plenitud de los tiempos », por obra del Espíritu Santo, ha entrado en la historia y se ha manifestado como verdadero hombre, primogénito de toda criatura, « del cual proceden todas las cosas y para el cual somos » (1 Corintios 8, 6). Benedicto XVI Discurso a un congreso organizado, entre otros, por la Academia de las Ciencias de París, 28 enero 2008 o El hombre tiene una capacidad específica: discernir lo bueno y el bien. Hoy es más importante que nunca educar las conciencias de nuestros contemporáneos para que la ciencia no se transforme en el criterio del bien, y el hombre sea respetado como centro de la creación y no se convierta en objeto de manipulaciones ideológicas, de decisiones arbitrarias, ni tampoco de abuso de los más fuertes sobre los más débiles. - “El hombre tiene una capacidad específica: discernir lo bueno y el bien. Impresa en él como un sello, la sindéresis le lleva a hacer el bien. Movido por ella, el hombre está llamado a desarrollar su conciencia por la formación y por el ejercicio para orientarse libremente en su existencia, fundándose en las leyes esenciales que son la ley natural y la ley moral. En nuestra época, cuando el desarrollo de las ciencias atrae y seduce por las posibilidades ofrecidas, es más importante que nunca educar las conciencias de nuestros contemporáneos para que la ciencia no se transforme en el criterio del bien, y el hombre sea respetado como centro de la creación y no se convierta en objeto de manipulaciones ideológicas, de 6 decisiones arbitrarias, ni tampoco de abuso de los más fuertes sobre los más débiles. Se trata de peligros cuyas manifestaciones hemos podido conocer a lo largo de la historia humana, y en particular en el siglo XX”. www.parroquiasantamonica.com Vida Cristiana

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Imprimir

Printfriendly